El desconocido – Gilberto Gazcón, 1974

El desconocido

México, 1974

Director: Gilberto Gazcón

Género: Drama, thriller

Guión: Gilberto Gazcón, Ramón Obón, Eduardo de la Peña

Intérpretes: Valentín Trujillo (Adalberto), Jorge Luke (el Yuri), Lucía Méndez (Carmen), Norma Lazareno (Ada)

Argumento

Adalberto es un vagabundo buscavidas que se ha criado sin familia, siempre de un lugar para otro como un perro callejero. Decide probar suerte cruzando la frontera con EEUU, y empieza a trabajar allí en una plantación. Pero pronto es descubierto por las autoridades gringas y enviado de vuelta a México, ya que no tenía papeles. Adalberto, sin rumbo fijo, se cuela en un tren escondiéndose en un vagón de mercancías. Los guardias, al encontrarlo, le pegan una paliza y se disponen a entregarlo a la policía en la próxima parada. Pero Adalberto logra escabullirse al saltar del tren en marcha.

Tras mucho caminar, se encuentra con un jinete que se apiada de él ofreciéndole agua y comida. El benevolente don Julio, que también fue pobre en su juventud, le ofrece trabajo como jornalero en su rancho. Adalberto acepta y ambos, a lomos de un mismo caballo, se dirigen hacia la propiedad de don Julio.

Pero un enigmático pistolero les acecha parapetado en los alrededores. El individuo dispara a don Julio asesinándolo, y deja herido a Adalberto. Yuri se llama el traicionero criminal, y es un tipo muy peligroso. Dedicado a las peleas de gallos, le guardaba rencor a don Julio porque éste frustró sus intentos de hacer trampas durante unas apuestas. Yuri se lleva lo que encuentra de valor en los cuerpos y el caballo, dando por muerto también a Adalberto. Éste, tirado en el suelo, sólo alcanza a ver sus pies, que calzan botas con espuelas.

Cuando recupera la conciencia, Adalberto descubre que bajo la montura había escondida una bolsa repleta de dinero; que el asesino no llegó a encontrar. Adalberto se dirige al rancho, notificando allí el trágico suceso y entregándole el dinero a Carmen, la hija de don Julio. Ésta acepta contratarlo como peón, tal y como su padre había dispuesto.

Carmen es pretendida por Marcos, un joven hacendado del rancho vecino. El juerguista Marcos no se toma en serio su relación con Carmen, no tiene intención de casarse por el momento como siempre le aconseja su madre y prefiere irse de parranda cada noche con su primo Rodrigo, a la taberna y a donde las mujeres fáciles.

El maleante Yuri se encuentra con Marcos, quien le insinúa sus sospechas acerca de su implicación en el asesinato de don Julio. Hubo muchos testigos de su disputa con el ranchero a causa del asunto de las peleas de gallos. Yuri le echa en cara que el asesino podría también haber sido él, ya que don Julio se oponía a la relación de Marcos con su hija. Pero Yuri comienza a preocuparse cuando se entera de que “el desconocido” que viajaba con don Julio ha sobrevivido al atentado, y que ahora trabaja en la hacienda. Ese desconocido, sugiere Marcos, podría identificarlo…

Marcos va a visitar a Carmen. Ella ya sabe que él no está realmente enamorado, y que solo ve la relación como un capricho. Cuando Carmen se resiste a sus avances en el granero, Marcos intenta forzarla, pero Adalberto interviene.

Desde entonces, Marcos empieza a cultivar un resentimiento hacia ese “peón entrometido”. Se siente humillado y se dedica a abusar cada noche del alcohol. Por otro lado, entre Adalberto y Carmen surge una atracción mutua que va creciendo día a día.

En el pueblo, Yuri aborda a Adalberto para tantearle, para comprobar si “se acuerda” de él (si lo reconoce). Pero Adalberto, que en aquella fatídica ocasión sólo alcanzó a ver sus espuelas, no lo recuerda y no entiende a qué se debe su insistencia. El violento temperamento de Yuri provoca que los dos terminen peleándose. Adalberto vence a su contrincante, pero regresa al rancho lastimado; y Carmen le cura sus heridas. Así, el afecto existente entre ambos se hace aún mayor.

Tras el cumpleaños de Carmen, y la celebración donde fluyen ingentes cantidades de tequila, Adalberto termina confesándole su amor a su joven patrona. Tras ello, se dispone a marcharse, pues él es “agua que pasa” y no tiene “nada que ofrecerle”. Carmen, sin embargo, insiste en que se quede, y le revela que también ella está enamorada de él.

Así, Adalberto y Carmen deciden casarse, para gran sorpresa de los lugareños. Ésto provoca la furia, los celos y la frustración de Marcos – quien pese a a huir del compromiso continúa estando encaprichado con Carmen. Yuri, que sigue pululando por el lugar y que tiene una cuenta pendiente con Adalberto, incita a Marcos diciéndole que si Carmen es “suya”, que la “tome”.

Como puede anticiparse, la idílica y plácida felicidad de Adalberto y Carmen no está destinada a durar demasiado…

Una noche de tormenta, el alcoholizado Marcos, su primo Rodrigo y el sádico Yuri irrumpen en el rancho de Adalberto y Carmen. Él es brutalmente golpeado mientras que a ella la van violando por turnos.

Una vez recuperado, Adalberto jura vengarse del ultraje…

Comentario

En bastantes aspectos, ésta interesante película mexicana resulta reminiscente del western. Son muchos los elementos que la emparentan con ese género: Los parajes áridos y desérticos, los poblados de casas blancas y las haciendas, o también la tendencia que todos parecen tener para resolver sus problemas a base de plomo. Los clásicos cowboys están aquí sustituídos por la icónica figura del charro, su equivalente al sur del Río Bravo.

Valentín Trujillo interpreta en ésta ocasión a un “don nadie” errante, que por azares del destino llega a un próspero rancho donde es aceptado como empleado. Enamorado de la joven propietaria, es correspondido. Nunca antes el paria Adalberto había sido feliz, siempre lo habían tratado como a un animal, viéndose obligado a vagar de un lugar a otro para sobrevivir. Cuando junto a Carmen conoce al fin el cariño y la estabilidad, su dicha se trunca por culpa de tres crueles individuos: El celoso Marcos, señorito juerguista; su ruin primo Rodrigo y el siniestro Yuri…

La escena de la violación a Carmen, mientras Adalberto es golpeado y no puede hacer nada para socorrerla, está sumamente bien lograda: Es larga, tensa y agobiante, casi claustrofóbica, mientras fuera retumba con furia la tormenta. También la construcción de los personajes, complejos y llenos de matices, es todo un acierto en ésta película.

Con todo rigor, “El desconocido” podría ser calificada como una “rape&revenge”.

El director Gilberto Gazcón volvería a trabajar con Valentín Trujillo más adelante. En “Perro callejero” (1980) y su secuela “Perro callejero II” (1981), donde Trujillo da vida a un personaje bastante similar a Adalberto, aunque en el contexto de la gran urbe. Éstos dos films mexicanos no deben ser confundidos con los españoles “Perros callejeros” (1977) y “Perros callejeros II” (1979), ambas de José Antonio de la Loma y parte esencial del cine quinqui.

Valentín Trujillo aparece en “Policía de narcóticos” (Gilberto de Anda, 1986), además de protagonizar y dirigir la memorable “Violación” (1989).

El actor Jorge Luke, quien da vida al Yuri, tiene un pequeño papel en tiempos más recientes en la narcopelícula “María Navajas” (Emilio Ramón Vidal, 2006).

FHP, mayo de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s