Ladrón de cadáveres – Fernando Méndez, 1956

Ladrón de cadáveres

México, 1956

Director: Fernando Méndez

Guión: Fernando méndez, Horacio Verbitzky

Intérpretes: Columba Domínguez (Lucía), Crox Alvarado (capitán Carlos Robles), Wolf Ruvinskis (Guillermo Santana)

Música: Federico Ruiz

Género: Terror

Argumento

Macabros sucesos están teniendo lugar en México DF: Cuerpos recien enterrados son sustraídos de los cementerios. Primero roban los cadáveres de atletas asesinados. Después se dedican a matar a deportistas de élite y luchadores de lucha libre, cuyos cuerpos vuelven a aparecer poco después con señales de haber sido trepanados y quirúrgicamente intervenidos.

Un científico loco y sus ayudantes están detrás de los crímenes. “El Profesor” planea crear un ejército de superhombres inmortales sirviéndose de los cadáveres abducidos. Pero cuando sus experimentos fallan una y otra vez, devuelve los cuerpos y continúa asesinando luchadores para llevarse sus cadáveres y tratar de manipularlos.

El capitán Carlos Robles es el encargado de investigar esa insólita serie de homicidios. Comienza sus pesquisas en un gimnasio donde entrenan los más importantes luchadores del momento. Varios de sus hombres están infiltrados allí como clientes del gimnasio para informar sobre movimientos sospechosos que puedan conducir al psicópata.

Guillermo Santana, un ranchero amigo del capitán Robles, viene a visitarlo procedente de la provincia. Guillermo aspira a convertirse en luchador profesional y es aceptado en el gimnasio. Allí se fija en Lucía, la secretaria del local; y poco después comienza a salir con ella.

En el cuadrilátero tiene lugar un encarnizado combate por motivos personales entre dos luchadores, uno de ellos conocido como “El Lobo Negro”. Éste último había empujado a un anciano vendedor de lotería porque el viejo trataba de venderle boletos con demasiada insistencia. El otro deportista intervino en su ayuda y ambos se enzarzaron en una lucha a muerte en el ring, debiendo ser separados por órdenes del entrenador…

Lo que todos ignoraban es que el simpático viejecito vendedor de lotería, al que los habituales del establecimiento conocen como don Panchito, era en realidad “el Profesor” disfrazado; el científico loco asesino de luchadores…

Tras el combate, “don Panchito” sigue al Lobo a las duchas y lo apuñala por la espalda – mientras en el gimnasio continúa vigilando la policía. De llevarse el cadáver se encarga uno de sus esbirros, haciéndose pasar por empleado de una lavandería que recoge en una enorme canasta las toallas sucias.

El capitán y sus hombres tratan de garantizar la seguridad de los atletas, pero la ola de crímenes continúa ante sus propias narices…

Robles tiene la idea de emplear a su amigo Guillermo como anzuelo. Inicialmente, el debutante luchador se resiste a participar en el arriesgado plan. Pero acepta cuando le aseguran que esa será una excelente forma de conseguir publicidad y lograr grandes éxitos profesionales. Así, Guillermo se convierte en un luchador enmascarado con el nombre de “El Vampiro”. Los medios comienzan a hablar de él y de sus proezas en el ring, atrayendo así la atención del científico loco – eso es lo que la policía pretende, para tenderle así una trampa.

A Lucía, ahora ya novia de Guillermo, no le revelan el plan. La estrategia para detener al asesino y ladrón de cadáveres ha de permanecer en el más absoluto secreto. Lucía debe pensar que Guillermo se encuentra de gira por EEUU.

Por su parte, “El Profesor” y los suyos se ponen manos a la obra para hacerse también con el cuerpo de “El Vampiro”, ese prodigioso luchador del que todos hablan…

Comentario

Interesante cruce de géneros, híbrido entre el cine de luchadores enmascarados y el de científicos locos – con la clásica atmósfera gótica (escena inicial del cementerio), la temática de la vida (y del amor) más allá de la muerte y una buena dosis de suspense detectivesco.

Fernando Méndez es un director mexicano poco conocido que ha realizado algunas películas de terror vampírico. Columba Domínguez, que interpreta a Lucía, participó en la ya reseñada “El Río y la Muerte” (1954), de Luis Buñuel.

Entre los luchadores que aparecen en el film figuran algunos bastante destacados en su ámbito, como Wolf Ruvinskis (Guillermo / „El Vampiro“) o Guillermo Hernández (“El Lobo Negro”) quien ha participado en varias películas de “El Santo” como “El Santo vs. las mujeres vampiro” (Alfonso Corona Blake, 1962) o “El hacha diabólica” (José Díaz Morales, 1965); y también en “La momia azteca contra el robot humano” (Rafael Portillo, 1958) – donde igualmente interviene el estereotípico científico loco sucedáneo del Dr. Frankenstein.

“Ladrón de cadáveres” no es una vulgar película de serie B como su trama podría sugerir; está sumamente bien dirigida, con gran talento artístico, conjugando de manera armoniosa y muy acertada el terror gótico con la intriga policiaca y el subgénero de luchadores. Muy recomendable.

FHP, enero de 2016

 

Anuncios

2 respuestas a “Ladrón de cadáveres – Fernando Méndez, 1956

Responder a El jinete sin cabeza – Chano Urueta, 1957 | alucinecinefago Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s