Altar – Remzi Jöntürk, 1985

Altar (a.k.a. “Turkish Conan”)

Turquía, 1985

Director: Remzi Jöntürk

Guión: Zeki Alan

Intérpretes: Sait Seyit (Altar), Çeçilya Daymaz (Nino/Alyoki)

Género: Espada y brujería

Argumento

En una época lejana y oscura, anterior a la historia conocida, el tirano Zodiak (Esref Kolçak) gobierna la tierra de Urartu. El despótico monarca trata de impedir que los hombres accedan al secreto del Fuego, pues ello les permitiría alcanzar la liberación. Aquellos que osan hacer uso del fuego sin su permiso son asesinados sin miramientos.

Zodiak posee una gigantesca espada fabricada por el herrero Utah (Sait Seyit) a base de rocas desprendidas de un meteorito.

Utah cae en desgracia con el tirano, quien lo condena a ser hervido hasta la muerte. Tras ello, su hijo Altar (también interpretado por Sait Seyit) es esclavizado por el mercader Osep (Kazip Kartal). Pero logra escapar y se convierte en un fornido y valeroso guerrero, dispuesto a enfrentarse a Zodiak para vengar a su padre y liberar a su pueblo.

Aún cuando se mantenía esclavizado por Osep, Altar demuestra ser un superhombre: Luchaba como gladiador durante todo el día y tenía sexo con bellas mujeres durante toda la noche. Tras escapar, Altar se encuentra con la hermosa princesa Nino (Çeçilya Daymaz), hija de la reina Alyoki, a la que Utah conocía). Ella lo hiere con una daga, pero después lo cura en una cueva haciendo uso de la hechicería. Más tarde Nino se marcha y cerca de un castillo es capturada por Hunka (Nuri Alço), el hijo del tirano Zodiak.

Altar acude a rescatarla, y en el castillo encuentra además la espada forjada por su padre para Zodiak. Altar extrae la espada (que estaba clavada en una piedra) recuperándola para su estirpe y a continuación se dispone a liberar a la princesa…

Comentario

Incluída dentro de los numerosos “rip-offs” surgidos como hongos tras el éxito mundial de “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1982), ésta versión anatólica del legendario cimmerio resulta un descubrimiento muy interesante y que cuenta sorprendentemente con una más que aceptable calidad.

También la trama se presta a interpretaciones metafísicas y recuerda a las antiguas sagas mitológicas. Especialmente a la historia de Prometeo, quien robó el Fuego del Olimpo para liberar al hombre de su posición de siervo de los dioses. Muchos seguidores de la senda espiritual gnóstica han advertido en el mito de Prometeo una fuerte carga simbólica donde el “fuego” equivale a una metáfora para el “conocimiento prohibido”. La Espada mágica, forjada a base de rocas extraídas de un meteorito, también contiene un poderoso simbolismo reminiscente de la Excalibur artúrica.

La mayoría de las imitaciones de Conan que proliferaron a lo largo de los primeros años ochenta procedían de Italia (en el marco de las “barbarian-exploitation”). Directores habituales de la serie B como Joe D´Amato (con su “Ator”, 1982) o Franco Prosperi (con su “Gunan”, 1982) trabajaron en proyectos inspirados en el Conan de Milius para aprovechar el tirón comercial de ese bárbaro que arrasaba en taquilla. Tampoco los turcos quisieron perder esa oportunidad, y el realizador Remzi Jöntürk creó así al heróico guerrero Altar.

Los turcos, cuya industria cinematográfica estaba en la bancarrota por aquellos años, ya se habían destacado por producir rip-offs o calcos (siendo en muchas ocasiones descarados plagios) de las películas de éxito de Hollywood – Aunque teniendo a su disposición unos presupuestos que en comparación resultaban ridículos. De ese modo salieron a los cines en Turquía adaptaciones (involuntariamente hilarantes) de “Star Wars” (la célebre “Dünyayi Kurtaran Adam”, Cüneit Arkin, 1982), de “Superman” (“Süpermen Dönüyor”, Kunt Tulgar, 1979) de “Rambo” (“Korkusuz”, Cetin Inanç, 1986) de “El Exorcista” (“Seytan”, Metin Erksan, 1974), de “E.T.” (“Badi”, Safer Par, 1983) e incluso crossovers bizarros como “3 Dev Adam” (Fikret Uçak, 1976) film de acción donde el Capitán América y el Santo se unen para luchar contra un malvado Spiderman (próximamente publicaremos una crítica de ésta última película).

Altar” es la contribución del cine turco de serie B al subgénero de espada y brujería. Tratándose de una película rodada con una escasez de medios tan palpable, hay que reconocer que el equipo sabe aprovechar al máximo los recursos existentes. La atmósfera está muy bien lograda, y es ante todo una película muy visual, que puede disfrutarse sin necesidad de saber turco (actualmente parece que no se encuentra disponible online más que en la versión original y sin subtítulos).

FHP, 2016

Un comentario en “Altar – Remzi Jöntürk, 1985

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s