La Piovra VI – Capítulo 3

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

El general explica a Davide que él es el único capaz de hacer hablar a Tano, pues ambos, en el fondo, se parecen mucho el uno al otro. Los dos huyen de un terrible pasado hacia un incierto futuro.

Mientras tanto, Silvia trata de confortar a Maria, que continúa en el hospital en estado de shock. Silvia conoce por propia experiencia cómo debe sentirse Maria, pues también ella fue violada (La Piovra 4).

La agente Fede arregla un nuevo encuentro entre Tano y Salimbeni. Tano se vuelve cada vez más confuso, desesperado e inestable. Davide escribe un diario sobre su evolución. Una noche, tano comienza a destrozar todo lo que hay en su habitación, presa de un ataque de enajenamiento. Davide logra reducirlo, pero al mismo tiempo le anima a que se desahogue (pero que lo intente con él, no con las cosas).

Carta le dice a Lorenzo Ribeira que Tano está de vuelta en Italia y que Brenno piensa que trabaja para él. Ribeira repone que no sería mala idea contratar a un genio de las finanzas como Tano, pero Carta le desaconseja hacerlo, pues todos los quue se aliaron con él han terminado mal. Sobre los documentos comprometidos sobre Ribeira que “alguien” envió a la procuradoría Carta sospecha la mano de Espinosa. Éste está en posesión de todos los secretos del país.

También Silvia sospecha de Espinosa, especialmente tras comprobar que la carta fue enviada desde Bérgamo, donde reside su hija Irene. El infiltrado que en la oficina de la jueza espía para la Mafia informa a sus superiores sobre los nuevos desarrollos. Más tarde también Carta se encuentra con ese infiltrado, Angelo, y también él se entera de todo.

Carta por un lado y Silvia por otro van a Bérgamo en busca de Irene Espinosa. Ésta trabaja en una biblioteca. Tras una inspección en su oficina Silvia descubre que su máquina de escribir tiene el mismo defecto que tenía la que escribió la dirección en el sobre de la carta con los documentos sobre Ribeira. Más tarde Irene telefonea a su padre, y éste le dice que se haga con los “archivos de Favali”, ponga en seguridad esos expedientes y se marche de allí cuanto antes “Allí está la historia verdadera, no la oficial…”

Carta, que ha estado vigilándolo todo, llama a un individuo para que cumpla “un trabajo”. Entretanto, Tano telefonea con Salimbeni (siguiendo las directrices del general y sus agentes) convocándolo para una nueva cita “ésta vez sin incidentes”.

Silvia indaga en los documentos de la biblioteca, y los “fascículos de Favali” llama poderosamente su atención “éstos son los archivos secretos de Espinosa”.

Irene mete precipitadamente en el maletero de su coche los archivos de su padre, y se da a la fuga, perseguida por Carta y uno de sus hombres. Finalmente el coche de Irene se sale de la carretera y se despeña por un barranco. Irene muere en el siniestro, y todos los archivos son destruídos por el fuego.

Silvia y Davide van a ver a Espinosa; éste les revela que estaba dispuesto a publicar todos esos documentos que ahora se han perdido. Luego, Silvia y Davide visitan a la convaleciente Maria. Davide pretende averiguar cómo eran sus agresores: Uno de ellos tenía muchos dientes de oro, y fuera se escuchaba el sonido del tren.

Esa noche, Silvia y Davide se convierten en amantes. La atracción mutua ya era latente entre ambos desde hacía tiempo.

Brenno le dice a Santino que Nina va a ser sacada del aislamiento, y que tiene un encargo para él… Al día siguiente, Nina es amenazada en prisión por otras internas, que le muestran una pinza para el pelo de su hija Francesca. De ese modo simbólico (siguiendo las directrices de Santino) amenazan a los niños si ella no revela el paradero de las fotos… Pero Nina no sabe dónde están.

Silvia ha averiguado que el número telefónico al que llamaba Bellini era el de un tal Jacek, en Praga.

Martina cena con Lorenzo Ribeira. Éste quiere saber todo sobre el caso de Nina, y sutilmente intenta sacarle información a la joven abogada.

Tras ver a sus niños (los dos que se llevaron al centro, pues de Francesca nadie conoce su existencia), Nina se abre las venas una vez de regreso en su celda. Silvia tiene un negro presentimiento, y junto a la recién retornada Martina corre hacia la celda. Logran salvarle la vida a Nina en el último momento.

Brenno acude a visitar a Carta, y le dice que vaya con Salimbeni a presenciar su próximo encuentro con Tano. Brenno sabe que Carta odia a Tano, y le encarga por ello que lo mate.

Tano va a la villa de Salimbeni. Sus movimientos son seguidos de cerca por Davide y los demás agentes del núcleo operativo. La aparición de Carta es un imprevisto para todos (menos para Salimbeni). Tano lleva un micrófono que graba la conversación. Le habla a Salimbeni de sus turbios negocios en África y reclama un porcentaje del 10% por su silencio y su asesoramiento. Salimbeni reacciona airado, dando implícitamente a entender que lo de sus negocios africanos es verdad. Entonces interviene Carta de improviso, apuntándolos a ambos: También él pretende entrar en el negocio. Como Tano ha dicho que le queda en propiedad un banco en el extranjero que no pudo ser confiscado, Carta le deja marcharse (Luego Tano dice a los agentes que ese banco es inexistente, pero que para que el negocio pueda concretarse, será necesario que el Núcleo Operativo ponga a su disposición un banco-cebo ficticio).

Carta se lleva consigo a Salimbeni, para presentárselo a Lorenzo Ribeira. Éste le propone al ex-senador un jugoso negocio: Deberá de pasar a trabajar para él en lugar de junto a Brenno…

Brenno, furioso por no haber conseguido acabar con Tano, no se da cuenta de que Carta está realizando un doble juego y de que Salimbeni se ha pasado al bando de su enemigo Ribeira.

Martina se encuentra de nuevo con Lorenzo, y éste le regala un nuevo despacho. A través de la abogada, Ribeira se entera de que Nina ha intentado suicidarse.

Carta se dirige a ajustarle las cuentas a Espinosa. Primero dispara a sus obras de arte (“Por qué lo haces? Esas cosas son tan bellas” “Más bellas eran las vidas de las personas que tú destruiste”)… y luego le pega un tiro a él (“Sólo me queda una bala… para tí”). Así muere el “coleccionista de almas”, el siniestro y mefistofélico Espinosa, que de todos modos ya estaba acabado.

Davide detiene a los hermanos delincuentes, violadores de Maria. Uno de ellos, el de los dientes de oro, le revela el escondrijo de Santino. Pero éste es avisado de que la policía se dirige a su casa y huye a tiempo. Cuando Davide llega allí descubre ropas y objetos de niño pequeño… De inmediato sospecha que puede estar relacionado con Nina… Ésta, efectivamente, reconoce que tenía una tercera niña, Francesca. Y tras contarle su trágica vida (vendida a los nueve años por sus padres a un campesino que la explotaba, se escapó, sobrevivió durante años como prostituta, etc) les pide ayuda para encontrar a Francesca. Davide le jura que la liberará.

(continuará)

FHP, 2015

Anuncios

2 respuestas a “La Piovra VI – Capítulo 3

Responder a La Piovra VI – Capítulo 4 | alucinecinefago Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s