Ingrid la callejera – Brunello Rondi, 1973

Ingrid sulla strada

Italia, 1973

Director: Brunello Rondi

Género: Drama

Guión: Brunello Rondi

Intérpretes: Janet Agren (Ingrid), Francesca Romana Coluzzi (Claudia), Franco Citti (Renato), Enrico Maria Salerno (Urbano)

Música: Carlo Savina

Argumento

Ingrid es una joven finlandesa que por algún traumático motivo decide escapar de casa, y también de su país. Toma un tren con rumbo al sur sin tener muy claro su destino. En el pequeño cuarto de baño de su vagón se quita las bragas (“¡no me las pondré nunca más!”) y toma una crucial determinación: De ahora en adelante se dedicará a prostituirse. Allí mismo, en el diminuto retrete, atiende a su primer cliente; un pasajero que estaba esperando para entrar al baño. Poco después al segundo, también en el tren. El billete, que hasta el momento no tenía, se lo costea al revisor con lo que ha ganado prostituyéndose.

Así, tras atravesar toda Alemania, los Alpes y parte de Italia, llega hasta Roma. Allí conoce en la calle a prostitutas profesionales y experimentadas, haciéndose amiga de Claudia, una de ellas. Ésta lleva a Ingrid a su casa, que comparte con un pseudo-pintor de “arte moderno”.

Al día siguiente se van a “trabajar”, a esperar clientes bajo un puente. Ingrid ha elegido ser puta por vocación, y la veterana Claudia es su “profesora”, dedicándose a explicar a la finlandesa cómo debe actuar para lograr que los coches se paren junto a ella. Cuando al anochecer ambas están por marcharse, finalmente frena un vehículo. El conductor, un respetable caballero de muy buenos modales, las invita a su subir cortesmente a las dos. Se presenta como Urbano, es un aristócrata, y las lleva a su castillo.

El noble les explica que es viudo, y que necesita compañía femenina para paliar su soledad. Una vez en el castillo, que reúne todos los estereotipos de las películas de terror, comienza a revolcarse con ambas en una antiquísima cama, a la vez que se descorre una cortina dejando ver la sala contigua, donde varias personas están realizando una sesión espiritista.

Urbano les explica que tratan de invocar a Clara, la fallecida esposa del dueño de la mansión. Todos son médiums que intentan intensamente materializar a su difunta cónyugue. Ingrid debe ponerse el camisón de la muerta para atraerla, mientras el aristócrata comienza a excitarse sexualmente. De repente una inquietante mujer se aproxima a Urbano y a las dos chicas… Es Clara.

Irritada, Claudia interrumpe la sesión creyendo que todo es una farsa. ¡Y está en lo cierto! Pues se trata de un extraño juego necro-erótico que Urbano y su esposa (en realidad viva) gustan de practicar. Los médiums eran otros aristócratas aficionados al espiritismo.

Como Alessandro, el “artista”, necesita toda la casa para almacenar los cuadros que piensa pintar para su próxima exposición, Claudia e Ingrid se ven obligadas a buscar alojamiento en otra parte. Así, las dos van a vivir a un almacén donde el estrafalario bandido Renato guarda los objetos robados durante sus correrías. Renato es el “protector” de Claudia, controla la zona donde ella y otras chicas se prostituyen. Ingrid, sin embargo, no está dispuesta a dejarse decir dónde puede o no alquilar su cuerpo, pues quiere ser “libre” (para prostituirse donde le de la gana, más allá o no de la zona de Renato). Su amiga Claudia le recomienda que tenga cuidado, y que también en el sórdido mundo de la calle hay reglas importantes que deben ser respetadas.

Con su actitud rebelde y anárquica, Ingrid provoca las iras de Renato. Pero éste está dispuesto a perdonarla si ella le hace un pequeño favor: Llevar un paquete (envuelto como si fuera un regalo) a uno de sus socios en cierto local nocturno. Claudia es consciente de que se tratará de mercancía de contrabando, pero insiste en que Ingrid realice la encomendada tarea…

Comentario

Drama callejero que tiene varios puntos en común con la interesantísima “Avere vent´anni” (Fernando Di Leo, 1978). También aquí tenemos un dúo de chicas desarraigadas que han escapado de sus casas y de sus familias para meterse en un pozo sin fondo, en una espiral sin destino y sin retorno. Las ansias de “libertad” de Ingrid terminan haciéndola aún menos libre de lo que era antes de marcharse de Finlandia, entrando cada vez más en un nefasto círculo vicioso virulentamente autodestructivo.

“Ingrid sulla strada” no está a la altura de “Avere vent´anni”, y tiene momentos de gran potencial que son lamentablemente desaprovechados, como es el caso de las escenas en el castillo con el aristócrata Urbano. Las expectativas del espectador cuando aparece ese personaje, se centran en que, tras la máscara educada y afable del tal Urbano haya una especie de “conde Drácula”, o al menos un psicópata que las mantenga retenidas para torturarlas sádicamente. Luego, cuando el argumento gira en torno a su esposa supuestamente muerta y al espiritismo, se abre otra posibilidad de conjugar el cine de prostitutas o “aventureras de la calle” con el género de lo sobrenatural y la ultratumba (lo que produciría un híbrido al estilo de “Más allá del terror” de Tomás Aznar, 1980). Pero nada de eso sucede; ni vampirismo, ni fantasmas… Y poco después todo vuelve a la “normalidad”…

Ingrid está interpretada por la sueca Janet Agren, quien además de varias producciones softcore y de serie B europeas ha participado en “Red Sonja” (Richard Fleischer, 1985) – la tercera parte apócrifa de la trilogía howardiana tras la excelente “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1982) y la mediocre pero aceptable “Conan el Destructor” (Richard Fleischer, 1984).

También, Francesca Romana Coluzzi, la actriz que da vida a Claudia, ha tenido curiosamente un rol en “Red Sonja” – ella como la madre de Sonja, y Janet Agren como su hermana.

Franco Citti, uno de los colaboradores habituales de Pasolini (“Accatone”, “Il Decameron”…) da vida al extravagante gangster Renato (que comanda una banda de moteros, algunos de los cuales llevan cosidos brazaletes con esvásticas). Citti también tiene un papel secundario en “El Padrino” (Francis F. Coppola, 1972).

En ésta película, Stelvio Massi (Il conto é chiuso, 1976) fue director de fotografía.

FHP, diciembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s