Paolo el caliente – Marco Vicario, 1973

Paolo il Caldo

Italia, 1973 

Director: Marco Vicario

Género: Drama, comedia-sexy

Guión: Marco Vicario, basado en libro de Vitaliano Brancati

Intérpretes: Giancarlo Giannini (Paolo), Rosanna Podestà (Lilia), Gastone Moschin (Tío Edmondo), Ornella Muti  (Giovanna)

Música: Armando Trovajoli

Argumento

Italia meriodinal, principios del siglo XX. Paolo es un preadolescente de unos doce años que vive con su aristocrática gran familia en una villa de la provincia de Catania, en Sicilia. Su abuelo es el barón Castorini, un maduro libertino viudo que no pierde la oportunidad de engatusar a incautas jovencitas… y también a mujeres casadas, lo que no deja de acarrear potenciales peligros. Entre las amantes del barón se encuentra la criada Giovanna, una atractiva joven a la que también el avispado nieto ha echado un ojo. Paolo comienza así un idilio con la muchacha, que tiene unos cinco o seis años más que él. Cuando el crápula de su abuelo se entera, monta en cólera y expulsa a la chica de la mansión. Dice que no quiere su nieto, aún un niño, empiece tan temprano… Pero la realidad es que está celoso.

Paolo empieza con la lujuriosa criada su larga carrera de donjuán, y a los 25 años ya ha consolidado su reputación como mujeriego empedernido. Ello le viene de familia, pues no sólo su abuelo es así; también su tío Edmondo, su hermano, sus primos… Casi todos los varones del clan Castorini (que de “castos” no tienen nada). El único que se sale de la norma es su padre, Michele, hombre comedido, intelectual y entregado a una única mujer; su esposa.

El joven Paolo no estudia ni trabaja, se dedica a vivir del cuento gracias al dinero de su acaudalada familia. Cada noche se revuelca con una diferente, y no tiene intención de sentar la cabeza… hasta que conoce a la sobrina del farmacéutico del pueblo. Cuando Paolo contempla la posibilidad de casarse con ella, su tío Edmondo le da un consejo de avezado libertino: Que mejor espere unos veinte años y se case entonces con la hija de la chica que le gusta. Se parecerá a la madre y será mucho más joven que él.

Pero no todo son juergas y ligoteos en la vida del vago y licencioso Paolo. Cierto día su padre se dispara un tiro y queda gravemente herido. No ha sido un accidente sino un intento de suicidio, pues Michele, “oveja negra” en la familia de erotómanos, padecía graves depresiones. En su lecho de muerte, le confiesa a Paolo que él es diferente a causa de una sífilis mal curada que le fue transmitida de nacimiento. También el propio Paolo es probablemente portador de la enfermedad.

Tras el fallecimiento de su padre, Paolo parte a Roma. Son los años veinte y el Fascismo acaba de llegar al poder. En la capital trabaja su amigo Vincenzo como periodista. A través de él conoce a Lilia, una impúdica ninfómana con la que hace buena pareja. Pero aunque los escarceos amorosos de ella son tan frecuentes y desenfrenados como los de él, ella está permanentemente celosa, y llega al extremo de coserle la bragueta del pantalón.

Comentario

La película comienza como una banal comedieta erótica con líos de faldas: Las típicas “commedia sexy all´italiana” de aquellos años, análogas a las del “destape” en España. Pero poco a poco arranca el contenido dramático del film, que busca mostrarnos el conflicto interno que acompaña al protagonista desde su juventud y que se va acentuando al acercarse a la madurez – Pues mientras transcurren los minutos de metraje va pasando también la vida de Paolo (La película está ambientada en una franja temporal que va desde principios del siglo XX hasta poco después de la II Guerra Mundial). Conforme avanzan los años, Paolo se va cansando de su libidinosa vida narcisista; se siente cada vez más vacío… y más solo, pese a estar siempre rodeado de gente.

La idea del “libertino en busca de redención” (basada en una novela) resulta ciertamente interesante, pero su implementación llevada a la gran pantalla por Marco Vicario no termina de cuajar, y el resultado final no convence.

Lo mejor de “Paolo el caliente” es la participación de la bellísima Ornella Muti, que interpreta a la criada Giovanna y a quien incluso puede verse desnuda. También forma parte del elenco actoral (en el rol del tío Edmondo) Gastone Moschin, co-protagonista de la excelente “Milano Calibro 9” (Fernando Di Leo, 1972) que tuvo asimismo un papel secundario en “El Padrino II” (Francis F. Coppola, 1974).

La banda sonora, de reminiscencias morriconianas, recuerda al tema de Claudia Cardinale en “Hasta que llegó su hora” (Sergio Leone, 1968).

FHP, diciembre de 2015

Un comentario en “Paolo el caliente – Marco Vicario, 1973

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s