„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 3

https://i1.wp.com/www.copertinedvd.org/copertine-dvd-file/I/il_capo_dei_capi_-_episodio_3.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 3 (1969–1978)

Diciembre de 1969. Disfrazados de policías, Totò Riina y varios de sus hombres se introducen en las oficinas de Michele Cavataio, líder de una familia rival. Los falsos agentes provocan una matanza, asesinando a varios de los empleados que allí se encuentran – además de al propio Cavataio. Durante el tiroteo muere Calogero Bagarella, uno de los hombres de confianza de Totò y hermano de su prometida Ninetta.

Esa misma noche nace el hijo de Biagio y Teresa. Poco después de la masacre, ocurrida en Palermo, Totò y los suyos entierran clandestinamente el cuerpo de Calò en el cementerio de Corleone.

El comisario Mangano y Biagio investigan el asesinato de Cavataio y de sus hombres. No tardan en percatarse que uno de los cuerpos fue transportado fuera de las oficinas. Sospechan que uno de los asaltantes fue herido o murió durante el ataque. Cuando poco después Biagio nota que Ninetta Bagarella y su familia visten de rigoroso luto negro, sospechan que algo le ha sucedido a Calò – y que probablemente él participó en la masacre. Las sospechas de la policía contra Riina y su banda cuentan así con un importante indicio.

Entretanto, la Comisión de la Mafia palermitana no está satisfecha tras la eliminación de Cavataio. Michele Greco, jefe de la Comisión, no había aprobado ese asesinato. Los Corleoneses, encabezados por Liggio y Riina, afirman no tener nada que ver con el sangriento ataque. “Soy sólo un pobre cojo…” se excusa Liggio. “Tú sí, pero en tu organización hay gente que quiere correr demasiado… y quien corre demasiado puede caerse” le contestan, en una clara alusión a Riina.

Se percibe cada vez más nítidamente una fractura entre los violentos y ambiciosos corleoneses (Riina, Provenzano) y la más “tradicional” Mafia palermitana (Bontate, Badalementi, Di Cristina, Calderoni). La recíproca animadversión es particularmente grande entre Totò y Giuseppe Di Cristina.

Vito Ciancimino, oriundo de Corleone, ha escalado en el mundo de la política dentro del partido DC y está a punto de ser nombrado alcalde de Palermo. Totò le visita para recordarle “amistosamente” que no se olvide de sus orígenes corleoneses. Quiere impedir que una vez en la alcaldía forme equipo con sus rivales palermitanos.

Ahora Liggio pasa la mayor parte del tiempo en Milán. Allí, entre otros negocios, se dedica al secuestro; raptando parientes de adinerados empresarios para pedir rescate. Totò quiere implementar ese mismo sistema en Sicilia, pero la Comisión se opone. Aún así, a espaldas del “comité ejecutivo de la Mafia”, la facción Corleonesa secuestra al niño Antonio Caruso, hijo de un importante político. Poco después, el chico es liberado en los alrededores de una masía tras un despliegue policial conducido por Biagio.

Biagio, Teresa y el recién nacido hijo de ambos se han mudado a Palermo. El policía y su familia viven en una casa cuyas condiciones dejan bastante que desear. Biagio no puede permitirse alquilar una vivienda mejor debido a lo exiguo de su sueldo. Uno de sus compañeros, el agente Cagnone, trata de conseguirle una casa mejor – pero lo que en realidad intenta es corromperle.

En 1971 asesinan al fiscal general Scaglione. Ese crimen provoca un gran revuelo a todos los niveles. Dentro de la Mafia muchos lo desaprueban, pues como dice Di Cristina “nosotros debemos hacer negocios con el Estado, y no la guerra”. Totò niega rotundamente ante la Comisión tener nada que ver con el atentado. Lo mismo respecto al asesinato de Cavataio o al secuestro del pequeño Caruso. Riina sostiene que los que han cometido esos actos son “gente de fuera”. Ahora no sólo se esconde de las autoridades (es nuevamente prófugo) sino también de una gran parte de sus propios compañeros de “gremio”. Éstos, para tratar de neutralizar a los Corleoneses, les ofrecen formar parte integrante de la Comisión – con vistas a poder influír así mejor sobre ellos. El jefe nominal de los Corleoneses sigue siendo Liggio, pero Riina va cada vez más por libre. Además, también comienzan diferencias y fricciones entre ambos.

El comisario Mangano es trasladado a Milán. Para reemplazarlo llega a Palermo el comisario Boris Giuliano, quien se convierte en el nuevo jefe de Biagio. Éste, indagando la muerte de Scaglione, encuentra unos documentos en su despacho que llaman su atención. El fiscal asesinado se encontraba indagando sobre varias empresas fantasma del ámbito inmobiliario y de la construcción. Una de ellas es “Ripro”. Biagio sospecha que detrás de esa sociedad a nombres de testaferros se encuentran en realidad Riina y Provenzano (“Ri”-“Pro”).

En una pequeña en las montañas suele reunirse Totò con su prometida Ninetta. También allí, el cura Coppola sirve como tesorero para los Corleoneses, custodiando un baúl repleto de billetes. Para dar con Riina, Biagio propone someter a su familia bajo presión. Así, consigue que Ninetta reciba una citación judicial para declarar sobre su realción con el crimen organizado. Mientras Ninetta es procesada, un hombre vestido de policía recoge a la mujer y al hijo de Biagio para llevarlos supuestamente al “nuevo piso”. El supuesto agente es uno de los hombres de Riina, y su auténtico propósito secuestrar a Teresa y al niño, mantenerlos como rehenes hasta que Ninetta sea absuelta. Cuando ésto sucede y la prometida de Riina sala en libertad, Biagio recibe la dirección del piso donde su mujer e hijo se hallan retenidos.

Así, Biagio comienza a ser consciente del inmenso poder de la Mafia. Él intenta presionar a Riina, pero éste consigue poner su propia maniobra contra él. Biagio, furioso, intuye que ello sería imposible sin traidores e informadores en el seno de la policía; y está convencido de que uno de ellos es su colega Cagnone.

Giuseppe Di Cristina trata de convencer a la Comisión de que elimine a Riina. Éste, mientras tanto, medita la opción de un “golpe de estado” dentro de la organización para incrementar su influencia. Ya estamos en septiembre de 1973, y Totò acaba de ver en las noticias el golpe pinochetista ocurrido en Chile.

En 1974, Liggio es arrestado. Todo parece indicar que la detención se produjo gracias a un chivatazo. Totò ordena liquidar a Di Cristina, pero el sicario mata por error a su guardaespaldas. Riina y Ninetta se casan, el matrimonio es oficiado por el cura Coppola. Éste es arrestado poco después por Biagio. Di Cristina, por su parte, comienza a colaborar con el comisario Giuliano.

Poco después, es liquidado con el beneplácito de la Comisión. También Calderone, otro rival de Riina, es tiroteado. Totò pedía asimismo la cabeza de Badalamenti, pero eso es algo a lo que Greco se opone.

Uno de los colaboradores de Biagio descubre el paradero de Riina y avisa a la policía. Pero Biagio llega sólo, sin traer refuerzos, y encuentra a su agente muerto. Riina y Provenzano todavía están allí y le pegan una brutal paliza – Sin embargo lo dejan vivo…

(Continuará)

FHP, 2016

Anuncios

One response to “„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s