Flavia, la monja musulmana – Gianfranco Mingozzi, 1974

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/11/062a1-flavvv.jpg

Flavia, la monja musulmana (V.O. Flavia, la monaca musulmana, a.k.a. “Flavia, the heretic”)

Italia, 1974

Director: Gianfranco Mingozzi

Género: Pseudohistórica, drama, nunsploitation

Guión: Bruno Di Geronimo, Gianfranco Mingozzi, Fabrizio Di Onofrio, Segio Tau

Intérpretes: Florinda Bolkan (Flavia), Claudio Cassinelli (Abraham), María Casares (hermana Agatha)

Música: Nicola Piovani

Argumento

Finales del siglo XIV en la Italia meridional. Los musulmanes (probablemente turcos otomanos) asedian la región de Apulia. Por uno de ellos se siente atraída la adolescente Flavia, hija de un señor feudal de la zona. Cuando Flavia se escabulle hacia el campamento de los sarracenos, aparece su padre don Diego y mata al enamorado de su hija. A continuación, ésta es recluída en un convento convirtiéndose en monja contra su voluntad.Mucho tiempo después, cuando la chica ya tiene unos treinta años y se ha habituado a la vida monástica, una extraña secta llega a las puertas del convento. Los adeptos al misterioso culto “de la Tarántula” realizan frenéticas danzas extáticas, excitando la curiosidad de Flavia, quien nunca había visto nada similar. La joven, que considera haber perdido muchos años de su vida tras los muros del monasterio, se dispone a “ilustrarse” sobre el funcionamiento del mundo. Así, conoce al judío Abraham, quien le habla de Lilith, la primera mujer de Adán antes que Eva según el Antiguo Testamento.

Flavia presencia como un duque amigo de su padre viola a una de las novicias. Don Diego surte a los demás aristócratas de la comarca con chicas procedentes del convento para que calmen sus apetitos sexuales. Asqueada por ello, Flavia comienza a desarrollar ideas proto-feministas y ansía lograr la liberación de la mujer. Cansada de la opresión que para ella simboliza la estricta vida de monja, decide escapar con el judío Abraham. Éste está enamorado de ella, pero para Flavia Abraham tan solo es “un buen amigo”. Flavia continúa recordando al sarraceno que su padre mató hace una quincena de años, y el fantasma de éste se le sigue apareciendo en sueños. La huída de Flavia y Abraham no dura demasiado; ambos son detenidos poco después. Ella recibe una tanda de latigazos y es devuelta al convento, mientras que el judío es recluído en unas mazmorras.

Flavia entabla amistad con una anciana y un tanto enajenada monja, sor Ágata, quien contribuye a incrementar las ideas feministas de la joven y le propone abandonar la Iglesia Católica romana para pasarse a la del “Papa de Avignon”, porque así será más fácil “tomar el poder” (sic)…

De nuevo regresan los musulmanes a las tierras de Apulia, y se producen encarnizadas luchas entre los invasores y los locales. Sor Ágata, como es tan feminista, se pone inmediatamente de parte de los sarracenos (nótese la paradoja). La vieja monja renegada grita como posesa a las mujeres que huyen: “Los musulmanes no pueden haceros nada que los cristianos no os hayan hecho ya…” Sor Ágata trata de interponerse entre dos combatientes y es alcanzada por la lanza de un duque cristiano, el amigo de don Diego que había violado a la novicia ante Flavia. Ésta, por su parte, se pasa al campamento musulmán, como ya hiciera unos quince años antes, y conoce allí al comandante Ahmed. Se convierten en amantes. Flavia planea su venganza, y a la mañana siguiente encabeza a las tropas de Ahmed para la toma del convento donde hasta el momento estaba internada.

Flavia dirige a los musulmanes para que éstos violen a las monjas, a sus antiguas compañeras. Éstas inicialmente se resisten, pero una vez “conocen los placeres de la carne” no tardan en desatarse y entregarse gustosas. Flavia toma el poder en el convento ataviándose con atuendos de sacerdote…

https://i0.wp.com/www.dvdweb.it/news_images/flavia_dvdcover1.jpgalu

Comentario

Éste film disfrazado de “película histórica” sirve como vehículo para encasquetar al espectador los “ideales” de la corrección política, algo tan en boga actualmente pero que ya empezaba a aflorar en aquellos años setenta. Entre los componentes progres más obvios destaca la ilimitada apología de lo que hoy se llama “multiculturalismo” (Para Flavia, los hombres de su propia procedencia son malvados y “arrogantes”, sólo el judío Abraham y los musulmanes son “buenos”… Otro ejemplo: Si los violadores son cristianos – como el duque amigo de su padre – son malos, pero si son sarracenos no solo no pasa nada, sino que ella misma los anima). También nos encontramos con los tópicos y trasnochados ataques al catolicismo, combinados con un rancio y ñoño feminismo barato (Flavia protesta porque Dios y Jesucristo son hombres, eso le parece “machista”; sin embargo no tiene en cuenta la devoción católica a la Virgen y a las santas; y en su opinión debe ser menos machista el Islam…)

Huelga decir que “los malos”, los torturadores, los violadores, los fanáticos, los intolerantes, son siempre naturalmente los hombres cristianos. El judío “pagafantas”, al que Flavia solo quiere “como amigo”, es un ingenuo y simpático idealista bonachón y los (invasores) musulmanes son todos apuestos, nobles y valientes…

La protagonista Florinda Bolkan, actriz brasileña muy popular en Italia y muy estimada por el que suscribe, ha participado en películas mucho más interesantes que la que hoy nos ocupa (“Huellas de pisadas en la Luna” o la saga de “La Piovra”, por citar unos pocos ejemplos).

“Flavia la monaca musulmana” parte de un planteamiento prometedor: Podría haberse desarrollado un drama “romeojulietesco” interreligioso entre musulmán y cristiana en la Edad Media; o bien la historia de una monja que se decanta por alguna tendencia herética gnóstica al margen del cristianismo oficial… Pero nada de eso sucede, y el argumento y potencial interés de la propuesta naufraga al caer con cursilería (y pretenciosidad) en los manidos tópicos de la corrección política, en la dogmática doctrina oficial de los (neo-inquisitoriales) tiempos modernos; así como en el fomento explícito de la guerra de sexos. Decepcionante.

FHP, 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s