„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) Capítulo 1

Con motivo del reciente fallecimiento de Salvatore «Totò» Riina, comenzamos a publicar las reseñas de cada uno de los 6 capítulos de la miniserie a él dedicada

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 1 (1943-1958)

Enero de 1993. Salvatore „Totò“ Riina, jefe del clan de los Corleoneses, ha sido arrestado. Una vez en el calabozo, recibe la visita de un viejo conocido…

Eso da pie a que Totò comience a rememorar su vida desde su adolescencia. Cincuenta años antes, en 1943, era un humilde muchacho campesino que trabajaba la tierra de su palermitana localidad natal, Corleone. Su hermano pequeño encontró en el campo una bomba americana semienterrada que no había estallado en su momento. El padre de ambos decidió llevarla a casa para desmontarla y poder vender la pólvora. Sin embargo, durante el proceso, la bomba explota matando al padre y al hermano de Totò. Después del trágico acontecimiento, el joven se convierte de improviso en el cabeza de familia. En ese ambiente rural de la Sicilia profunda tiene a partir de ahora la responsabilidad de sacar adelante a los suyos. Para ello se dedica a vender su cosecha a los Menico, propietarios de un molino. Totò se da cuenta de que los Menico no le  pagan lo que le corresponde. Otros campesinos también se resienten a causa de esa injusticia. Totò y sus amigos Biagio, Binnu (Bernardo Provenzano) y Calò (Calogero Bagarella) deciden darles una lección; destrozando los cultivos de los prepotentes molineros. Esa osadía llama la atención de Luciano Liggio, brazo derecho de Michele Navarra – terrateniente con conexiones políticas, jefe de la Mafia local y al mismo tiempo médico del pueblo.

Liggio toma a Totò bajo su protección. Se convierte en su mentor y le enseña el manejo de las armas de fuego. Además, le contrata a él y a sus amigos para que cuiden las tierras del dottore Navarra. Al mismo tiempo el sindicalista Placido Rizzotto comienza a hacerse muy popular en Corleone. Los grandes propietarios de tierras están inquietos ante lo que perciben como una peligrosa agitación comunista. Sin embargo Biagio, uno de los amigos de Totò y ahora guardián de las tierras de Navarra, simpatiza en cierta medida con Rizzotto – ya que el sindicalista desea ayudarle para que su madre pueda cobrar la pensión de viudedad.

Totò y los suyos, no contentos con escarmentar a los Menico rompiendo sus sandías, se dedican también a matar a sus cabras y ovejas (tras degollar a uno de los animales lanzan la cabeza de la oveja hacia el dormitorio de forma que cae en la cama de uno de los Menico, en una escena que resulta reminiscente de la cabeza de caballo de “El Padrino”). El joven Menico está dispuesto a vengarse, pero su padre trata de disuadirlo – pues Totò ahora tiene las espaldas cubiertas por Liggio y Navarra.

Rizzotto no solo anima a los campesinos a que tomen posesión de las tierras que trabajan, sino que además denuncia abiertamente el poder de la Mafia en la comarca. Ello le vale ser amenazado directamente por Navarra, quien le recuerda que también él preside “otro” sindicato… (La Cosa Nostra). Tras una pelea en la que se ven envueltos militantes comunistas de otro pueblo y los hombres de Navarra, Rizzotto deja a Liggio en evidencia, logrando arrebatarle su pistola y empujándole al suelo. Eso es algo que Liggio no está dispuesto a pasar por alto…

Al día siguiente, Biagio y su madre reciben la notificación de que la pensión que estaban esperando poder cobrar les ha sido concedida gracias a las gestiones de Rizzotto. Cuando Biagio se dispone a darle las gracias al sindicalista, se entera de que éste ha desaparecido. Nadie lo ha visto en el pueblo desde la noche anterior. Biagio sospecha quien está detrás de esa „desaparición“: Luciano Liggio y Totò Riina. Desde ese momento, Biagio comienza a distanciarse de ellos y decide concentrarse en los estudios.

El joven Menico, haciendo caso omiso de su prudente padre, toma la resolución de enfrentarse a Totò y va en su búsqueda pertrechado de un revólver. También Totò está armado. Entre ambos jóvenes se produce un intercambio de disparos: Totò es herido pero logra matar a su oponente. Biagio es testigo del tiroteo, y es llamado a la presencia del capitán Dalla Chiesa. Aunque su amistad con Totò se ha enfriado, se niega a declarar nada que pudiera perjudicarle.

De todos modos, Totò es hallado culpable de homicidio y condenado a 12 años de cárcel.

Meses más tarde, encuentran restos humanos enterrados en un paraje montañoso a las afueras de Corleone. Pronto se averigua que los huesos pertenecen a Placido Rizzotto. La confirmación de la muerte del sindicalista, y sobre todo la obviedad de que fue asesinado por sus antiguos amigos conmueven en sumo grado a Biagio.

Tras cumplir la sentencia, Totò sale en libertad a finales de la década de los ´50. Sus amigos Binnu y Calò le esperan a la salida de prisión, pero le llama la atención la ausencia de Biagio.

Durante sus años cautiverio, Luciano Liggio ha estado planeando dar una nueva dimensión a la Mafia, hacerla evolucionar, dar el salto de lo agrícola a lo urbano, expandir la organización infiltrando el sector de la construcción y las obras públicas. Eso choca con la visión “tradicionalista” del viejo Navarra. Totò, en cambio, aprueba las ideas de Liggio y se convierte en su más firme partidario.

Biagio es ahora policía. Totò reacciona sorprendido y asqueado ante lo que considera una traición. Y su antiguo amigo no solo es policía, sino que trata de combatir por convicción y propia iniciativa la estructura mafiosa de Corleone – Aunque su superior, el comisario, trata de convencer a Biagio de que no se meta en líos y en que no moleste demasiado a los poderosos… si no quiere acabar como Rizzotto.

Totò comienza una relación con Ninetta, la hermana de su amigo Calò. Mientras tanto, la ruptura entre Navarra y Liggio es cada día más evidente. Navarra apoya al partido Democracia Cristiana (DC), mientras que Liggio hace ahora campaña por el Partido Liberal. Cuando éste último logra el triunfo electoral, Navarra decide liquidar a Liggio y los suyos; enviando a unos sicarios con escopetas para que acribillen a los “disidentes” en una masía. Liggio, Totò y los demás consiguen sobrevivir. Ahora son ellos los que “mueven ficha”: Navarra y su chófer son pronto cosidos a tiros. La violencia llega a Corleone en forma de una guerra de bandas. Liggio se hace con el control de la organización y con la ayuda de Totò se dedica a purgar la facción partidaria de Navarra.

Corleone y sus alrededores se van llenando de cadáveres, y Biagio tiene la certeza de que detrás de esa espiral sangrienta se encuentran sus antiguos amigos. A la localidad llega Angelo Mangano como nuevo comisario. Éste parece tomar la lucha contra la Mafia más en serio que su predecesor.

Liggio y Riina, buscados ahora por las autoridades, se convierten en prófugos…

(Continuará)

FHP, 2016

Un comentario en “„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) Capítulo 1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s