Diario de una virgen romana – Joe D´Amato, 1973

Livia, una vergine per l´impero (a.k.a. “Diario di una vergine romana”)

Italia, 1973

Director: Joe D´Amato

Género: Peplum

Guión: Joe D´Amato (como Michael Wotruba)

Intérpretes: Lucretia Love (Livia), linda Sini, Attilio Dottesio

Música: Berto Pisano

Argumento

La joven Livia llega a Roma tras un terremoto y una virulenta erupción volcánica que han devastado su pueblo provocando la muerte de su familia.

Allí se convierte en la “protegida” de la matrona Lucila, quien suministra cortesanas a los potentados del imperio. Pronto su belleza llama la atención del influyente senador Lucius. Éste se enamora de ella, proponiéndole que de ahora en adelante pase a ofrecerle sus servicios sólo a él. Ella duda, pues afirma temer la “venganza” de Lucila y su amante Tarsius; éstos no permitirán tan fácilmente que una “empleada” tan productiva como ella les abandone. Lucius menciona que pagará una cuantiosa indemnización a los dueños de Livia, pero ella insiste en que la malvada Lucila intentará asesinarla aún así como represalia (“No tienes idea de lo pérfida que es esa mujer”), sugiriendo que su seguridad sólo estará garantizada tras la muerte de la “protectora” y su amante…

Lucius, que está dispuesto a todo con tal de tener a Livia siempre junto a sí, envía a uno de sus soldados a los aposentos de Lucila y Tarsius. Ambos son ensartados con una lanza. Livia se convierte ahora en la amante permanente del poderoso senador. Pero Lucius tiene muchos enemigos, y es conciente de que existe una conspiración que trata de eliminarlo. Por ello cuenta con muchos soldados que le protegen día y noche. El más leal de todos ellos es Marcus, su escolta personal, un joven para quien Lucius es como un padre.

Un día, Livia recibe la visita de un misterioso individuo. Se trata de un militar que encabeza la oposición contra el liderazgo de Lucius en el senado. El conspirador, sabiendo que Livia es la única vía para llegar hasta Lucius, solicita su colaboración, ofreciendo a la cortesana una jugosa recompensa. El intrigante ocupará el puesto de Lucius, multiplicará sus riquezas y hará de Livia la mujer más poderosa de Roma. “Es una oferta que no puedo rechazar” dice ella tras haberse hecho de rogar un rato.

Durante unos combates de gladiadores en el circo, Livia empieza a lanzar sugerentes y provocativas miradas a Marcus. Éste al principio trata de evadirlas, pero no tarda en sucumbir. Esa noche se acuestan juntos. El joven soldado está sinceramente enamorado de ella, y Livia asegura amarlo también. La insidiosa cortesana se lamenta plañideramente de que su romance no es posible, ya que ella pertenece al senador Lucius, mientras que él es su escolta; Lucius nunca toleraría esa relación… Además, se queja de que el senador “es un viejo perverso, que me fuerza a hacer obscenidades…” Ante ésto, el ingenuo Marcus monta en cólera, y se propone encarar a su jefe para convencerle de que le permita casarse con Livia.

Al día siguiente, Marcus se dirige a la estancia del senador y declara que se ha enamorado de Livia y que desea tomarla en matrimonio. Lucius, que le quiere como a un hijo, le previene: “Una mujer como esa no es adecuada para tí, Livia es una mujer para todos. Una que ha tenido ese trabajo nunca se contentará con un sólo hombre…” Obcecado por su amor, el furioso e insensato Marcus saca su espada y en un arrebato de ira mata al senador al que debía proteger. Al darse cuenta de la criminal necedad que ha cometido escapa del palacio, pero es encontrado poco después por los guardias y ejecutado en el acto.

A continuación se suceden brutales purgas y represiones contra los partidarios del benévolo Lucius. Ahora el conspirador Tulio, que demuestra ser un tirano, ha conseguido su objetivo – Y también Livia, quien sube varios peldaños más en su escalada hacia el poder…

Comentario

Si bien la película comienza de forma un tanto monótona y previsible, con una escena inicial demasiado larga que enseña la erupción del Vesubio y la destrucción de la ciudad de la protagonista (¿Pompeya?), el film se va tornando poco a poco más interesante cuando nos damos cuenta de la auténtica motivación de Livia en la corte de Roma. Al principio ella parece tan solo una pobrecita huérfana, que lo ha perdido todo, y que tras caer en la red de prostitutas imperiales manejada por Lucila está destinada a ser explotada sexualmente en las orgías de los lujuriosos señores de la corte… Pero en realidad la pérfida y astuta pompeyana pretende sacar partido de su situación. Su insaciable ambición la empuja a emplear sus armas de mujer para conseguir una vida de lujos, a costa de los hombres que creen estar utilizándola y también a costa de aquellos que tienen la desgracia de enamorarse de ella.

En una época en la que el peplum estaba ya pasado de moda, Joe D´Amato revitalizó el género aderezándolo con toques de erotismo. Abundan los desnudos, aunque las escenas sexuales son muy discretas – sobretodo comparado con lo que D´Amato nos brindaría en los años sucesivos. Por ello, “Livia, una vergine per l´impero” no puede ni siquiera entrar en la categoría de “softcore”. Se trata de un peplum cuya trama gira en torno a las intrigas palaciegas urdidas por la arpía Livia. Las pocas secuencias eróticas son suaves y de corta duración (como aquella en la que un noble vierte miel en los pechos de Livia para lamerla). Joe D´Amato prefirió rellenar la película con minutos de la erupción volcánica del principio, o con combates de gladiadores – en los que por cierto participa Pietro Torrisi, el “Conan italiano” quien una década más tarde protagonizaría muchos barbarian-exploitation como “Sangraal la spada di fuoco” (Michele Massimo Tarantini, 1982) o “Gunan il guerriero” (Franco Prosperi, 1982).

Livia está interpretada por “Lucretia Love” (obviamente un pseudónimo), quien en aquel momento ya era un tanto mayor para el papel, pues en el film aparenta frisar la cuarentena.

D´Amato retornaría al peplum erótico con “Caligola, la storia mai raccontata” (1982) – inspirada por el éxito del “Calígula” de Tinto Brass.

FHP, 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s