El pequeño Otik – Jan Svankmajer, 2000

https://i0.wp.com/resizing.flixster.com/vjC1Q7FMiDMB0iejTHW_XFc-Prw=/666x946/v1.bTsxMTYxNzI4ODtqOzE3NTQ3OzIwNDg7NjY2Ozk0Ng

El pequeño Otik (V.O. Otesánek, a.k.a. “Little Otik”, a.k.a. “Greedy Guts”)

República Checa, 2000

Director: Jan Svankmajer

Guión: Jan Svankmajer (basado en fábula de Karel Jaromír Erben)

Intérpretes: Kristina Adamcová (Alzbetka), Veronika Zilková (Bozena), Jan Hartl (Karel), Jaroslava Kretschmerová (madre de Alzbetka), Pavel Nový (padre de Alzbetka)

Música: Ivo Spalj, Carl Maria Weber, Olga Cechová (editora del departamento de sonido)

Género: Comedia negra, suspense, fantasía

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BMjAxNjQ4OTA1N15BMl5BanBnXkFtZTgwODQ4NzEwMjE@._V1_.jpg

Argumento

El matrimonio formado por Karel Horák y Bozena Horaková es incapaz de procrear. Ambos son estériles. Tras una enésima visita al ginecólogo, ella está particularmente deprimida al confirmarse que nunca podrá ser madre.

La pequeña Alzbetka, de 10 años, vive con sus padres en el mismo edificio que los Horák. Es una niña muy inteligente que siempre está leyendo (sus intereses literarios incluyen tanto libros de cuentos y fábulas como tratados sobre disfunciones sexuales). Al ver los rostros abatidos de los vecinos se percata enseguida de que no van a tener hijos. Eso la decepciona, pues preferiría que hubiera más niños en el edificio además de ella. Bozena soñaba con tener un bebé, había incluso comprado ropitas, biberones, baberos y otros utensilios. Saber que no va a ser posible la sume en un estado de profunda tristeza.

https://static.kinokopilka.pro/system/images/screenshots/images/000/095/833/95833_original.png

Kristina Horaková como Alzbetka

Los fines de semana, Karel y Bozena acostumbran a ir a una casa de campo a las afueras de la ciudad. Trabajando en el jardín, Karel desentierra un pedazo de tronco con raíces cuya peculiar forma le da una idea: para animar a su decaída mujer le fabrica una especie de muñeco de madera que recuerda a un bebé.

https://i2.wp.com/i48.tinypic.com/34j6el3.jpg

Jan Hartl como Karel

Pero no contaba con que Bozena se tomaría tan en serio algo que originalmente sólo era una broma: La mujer, ansiosa de calmar de algún modo sus instintos maternales, enseguida le coge cariño a ese pedazo de tronco, lo viste con ropas de bebé, lo mima, e incluso le da el biberón; tratándolo como si fuera un niño de verdad.

Ante ese delirio, Karel toma el trozo de madera que su esposa considera ya como su “hijo” y lo golpea repetidas veces contra la mesa, para que ella vuelva a la realidad “¡No es más que un pedazo de madera!”. Bozena se da cuenta de que no pueden llevárselo consigo porque, al saber que tienen de repente “un bebé” todos pensarían que lo robaron. Así, deciden dejar al “niño” en la casa de campo, y Bozena podrá “cuidarlo” cuando vayan allí los fines de semana…

https://i0.wp.com/366weirdmovies.com/wp-content/uploads/2012/09/little_otik.jpg

Veronika Zilková como Bozena

De regreso al edificio donde viven en la ciudad, Karel es felicitado por sus vecinos: Para su gran estupefacción, su esposa se ha dedicado a difundir a los cuatro vientos la noticia de que “van a ser padres”. Incluso en la oficina sus compañeros brindan con Karel por su futura paternidad. Bozena ha preparado una serie de nueve cojines, de tamaños ligeramente diferentes: Se los piensa ir colocando en el vientre, cada uno para un mes de “embarazo”. Lo que Karel considera una pantomima que ya raya en lo grotesco para ella es algo completamente serio.

Los padres de Alzbetka también tienen una casita campestre para los fines de semana, situada cerca de la de sus vecinos los Horák. Un día, la niña ve a través de la ventana cómo Bozena parece estar acunando a un bebé. Más tarde la ve salir de la casa con la barriga de embarazada, y una gran confusión la invade… “Mamá, ¿cuando estabas embarazada de mí había veces que me sacabas y luego me volvías a meter?” le pregunta Alzbetka a su madre.

Los meses van pasando y Bozena se coloca cojines cada vez más grandes… Se acerca el momento del “parto”, y la mujer casi ha somatizado ya su particular embarazo psicológico, hasta el extremo en que se siente a punto de romper aguas. Los vecinos se disponen a llamar a una ambulancia, pero Karel desenchufa el teléfono e insiste en que él mismo la conducirá hasta el “hospital”. En realidad la lleva a la casa de campo, donde está el “bebé” de madera guardado en el armario. “Ahora ya nada nos separará” dice pletórica la “madre”, tras el nacimiento oficial del pequeño.

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BMzMyYjg3ZTMtZmZjYi00YTVjLWIwMGMtNGYyNTU3NzQ2MjI3L2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMjIxMzMyMQ@@._V1_SY360_SX640_AL_.jpg

Cuando Karel regresa a su edificio, es invitado por los padres de Alzbetka a tomar algo. Dice que “todavía no ha nacido” su hijo, y el vecino propone que llame al hospital para preguntar. Karel hace como que habla por teléfono y luego les da a sus vecinos la “buena nueva”. Ha sido un varón, se llamará Otik. Pero Alzbetka se ha dado cuenta de que algo no cuadra: Karel no ha podido hablar con nadie, pues el cable del teléfono seguía desenchufado…

Unos días más tarde, Karel se dirige a recoger a su mujer e “hijo” a la casa de las afueras, y observa atónito que el pequeño tronco ha cobrado vida propia… Gime y llora como un bebé de verdad, es amamantado y también engulle grandes cantidades de papilla. El matrimonio es consciente de que nadie puede ver al monstruoso “niño”, y una vez en la ciudad lo pasean siempre envuelto en varias mantas aunque sea verano. Bozena no permite que ninguno de los vecinos vea o toque a la criatura.

Pero en una ocasión en la que la mujer no está vigilando el carrito de bebé, la curiosa Alzbetka se acerca, y al retirar uno de los calcetines del bebé descubre con estupor que el supuesto niño en lugar de pies tiene raíces…

El pequeño Otik va creciendo muy rápidamente, pronto ya no cabe en el carrito. Y con él crece también su hambre voraz – Ya no se contenta con leche y papillas; ahora necesita también carne… Un día Karel y Bozena descubren el esqueleto de su gato junto a la cama de Otik; el felino ha sido devorado. Para intentar calmar los insaciables apetitos de Otik e impedir que suceda una desgracia, los Horák se ven obligados a comprar cada día ingentes cantidades de carne.

https://i2.wp.com/image.tmdb.org/t/p/original/sfmy24XzKOzp1GnXTayEPUh0Ag3.jpg

Un día desaparece el cartero de la vecindad. Fue visto por última vez cuando trataba de entregar un escrito certificado en casa de los Hórak.  “Ésto sólo es el principio…” – dice Alzbetka, quien sospecha lo que está sucediendo en torno al misterioso “niño” de madera…

https://i1.wp.com/nanditakumar.com/wp-content/uploads/2012/07/Jan-S%CC%8Cvankmajer-e1338837944269.jpg

El director Jan Svankmajer

Comentario

Ésta película es la versión fílmica de una fábula checa llamada „Otesánek”, aderezada con grandes dosis de humor negro y situaciones surrealistas (oníricas, absurdas y alucinatorias). El cuento original es similar a la historia de “Pinocho”, sólo que en el caso checo el niño de madera demuestra pronto un hambre desmesurada, convirtiéndose en una amenaza para todos los que le rodean, y creciendo cada vez más.

Como la precoz Alzbetka ya se temía (tras encontrar entre sus libros el cuento de “Otesánek”) la “desaparición” del cartero sólo será la primera que tendrá lugar en la vecindad. Una investigación policial se inicia al respecto y sólo los Hórak y la niña conocen la verdad. Karel, el “padre”, se arrepiente de haber creado ese monstruo, pero ya es demasiado grande para destruirlo a hachazos. Su mujer Bozena continúa obcecada por su “instinto maternal” e insiste, pese a todo, en defender a la criatura a capa y espada: “¡Es nuestro hijo! Perdónale, no lo hará más…” le dice a su esposo después de que el ser haya engullido al cartero…

La comicidad bizarra de esa familia tan disfuncial se asemeja bastante a la de “El Televisor” (Narciso Ibáñez Serrador, 1974) – De la misma forma que en el film checo la mujer se obsesiona con el pedazo de madera tratándolo como si fuera su hijo, en el mediometraje español del gran Chicho es el marido quien enloquece, cayendo en una espiral de delirio tras conseguir al fin el sueño de su vida: Un aparato de televisión… “El Televisor”, como “Otesánek”, terminará acarreando consecuencias nefastas a las respectivas familias que los tienen en sus casas.

En el contexto del humor negro “Otesánek” incluye también pequeños toques sórdidos, como la presencia del viejecito vecino pedófilo; que cuando se encuentra en las escaleras con Alzbetka se coloca sus gafas y observa lascivamente a la niña “desnudándola con la mirada” – como ella misma dice.

https://i.ytimg.com/vi/IEdX0WpeYmw/0.jpg

Ella ya sabe lo que le gustaría a ese viejo verde. Pues pese a sus 10 años, la pequeña es bastante madura y muy consciente de todo lo que sucede a su alrededor. Más tarde, Alzbetka se convertirá en la cómplice del “pequeño” Otik, llevándole “comida” al sótano… Pues, como ella ya decía al principio, siempre quiso que otros niños vivieran en el edificio, para así tener amigos. En muchos aspectos el personaje de Alzbetka nos recuerda a la pequeña Verónica de “Veneno para las hadas” (Carlos Enrique Taboada, 1984) – la “niña bruja”. Ambas muy inteligentes y despiertas, la una aficionada a los cuentos de brujas y la otra a las fábulas, y las dos necesitando a alguien a quien “proselitizar”.

https://i1.wp.com/sensesofcinema.com/assets/uploads/2014/06/otik04.jpg

Tal vez el cuento original checo (y ésta película a la que inspiró) nos quiere sugerir a modo de metáfora que, para bien o para mal, los pensamientos pueden materializarse (Bozena, para sublimar y poner en práctica sus instintos maternales, comienza a tratar como a un bebé de verdad a un pedazo inanimado de madera… hasta que éste cobra vida). La moraleja, por lo tanto, sería que debemos tener mucho cuidado con qué pensamos y deseamos – pues podría convertirse en realidad… con todas las consecuencias.

El director Jan Svankmajer ha realizado también una adaptación animada del clásico de Lewis Carroll “Alicia en el país de las maravillas” (“Neco z Alenky”, 1988).

FHP, abril de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s