Rojo sangre (Absurd) – Joe D´Amato, 1981

https://i1.wp.com/www.detodoexpres.com/fotos/absurd-terror-sin-limite-rosso-sangue1-13940-1.jpg

Rosso Sangue (a.k.a. “Absurd”)

Italia, 1981

Director: Joe D´Amato

Género: Terror

Guión: George Eastman (Luigi Montefiori)

Intérpretes: George Eastman (Nikos), Annie Belle (Emily), Charles Borromel (Engelmann), Katya Berger (Katia Bennett)

Música: Carlo Maria Cordio

Argumento

Los Bennett son una familia que reside en una casa de campo en algún lugar de los EEUU. Ian y Carol tienen dos hijos: La adolescente Katia y el pequeño Willy (de quien suele ocuparse la niñera Peggy). A causa de un problema de espalda Katia es inválida y debe permanecer siempre en cama. Allí se dedica obsesivamente a dibujar círculos con un compás (instrumento que cobrará importancia más adelante…).

https://stigmatophiliablog.files.wordpress.com/2013/05/vlcsnap-2015-01-14-11h29m54s46.png?w=609&h=457

Katia (Katya Berger) y su madre

Un hombre es perseguido por otro a través de un bosque. En su huída, el primero de ellos trata de saltar una verja clavándose en el estómago las puntas de la valla. Con los intestinos saliéndose, el extraño llega trastabillando a las puertas de la casa de la familia Bennett. Carol llama al sargento Engleman de la policía y a una ambulancia.

El individuo es trasladado a un hospital, sin que haya demasiadas esperanzas de que pueda sobrevivir. Sin embargo, consigue recuperarse milagrosamente. El doctor Kramer y la enfermera Emily no dan crédito a sus ojos al notar que el paciente recupera la conciencia incluso durante la intervención quirúrgica. Nadie sabe quién es el misterioso grandullón barbudo. No portaba documentos consigo. Pero la capacidad que su cuerpo tiene para regenerar sus tejidos es prodigiosa, podría decirse que sobrehumana. Todo indica que tras la operación no tendrá ninguna secuela, cuando pocas horas antes le colgaban literalmente las tripas.

Por la noche, en los alrededores de la villa de los Bennett, el sargento Engleman encuentra a un hombre sospechoso merodeando. Resulta ser el que perseguía al tipo ahora ingresado en el hospital. Le piden la documentación y resulta ser extranjero. Afirma que está caminando a esas horas por allí porque su coche se ha averiado. Engleman lo lleva hasta la ciudad.

Mientras tanto, la víctima del “accidente” de la verja continúa en observación, ya fuera de peligro. La enfermera Emily se ocupa también de cuidar pacientes fuera del hospital, atendiéndolos en sus casas. Entre las personas a las que visita se encuentra la joven Katia, la hija lisiada de los Bennett. El misterioso e inquietante individuo es custodiado por Selma, una de las compañeras de Emily.

El extranjero que Engleman había encontrado en el bosque, en vez de acudir al mecánico una vez en la ciudad se dirige al hospital… En busca del hombre al que estaba perseguiendo – más que probablemente para rematarlo. Pero es sorprendido por el sargento quien se dispone a interrogarlo. Sale así a la luz que tanto el paciente como él son griegos. El individuo al que perseguía es un tal Nikos, quien oficialmente está muerto después de haber sido tiroteado en Grecia. Pero fue sometido a una serie de procesos bioquímicos que le permiten regenerar sus células a gran velocidad. Un equipo de científicos sin escrúpulos ensayaron en él un experimento para convertirlo en inmortal… Pero dicho experimento cuenta con un pequeño efecto secundario: Provoca irremediablemente la locura, una furia asesina y ansias de matar. El hombre que ha seguido a Nikos hasta los EEUU resulta ser un cura. Éste sabe que el experimento de la “inmortalidad” destruyó las características humanas de Nikos, convirtiéndolo en un sádico golem sediento de sangre, en un ser completamente demoníaco. El paciente a quien con éxito han operado, y que tan asombrosamente se está recuperando es en realidad un demente peligrosísimo que hay que frenar a toda costa. La única forma de hacerlo consiste en destruir su cerebro, el único órgano de su cuerpo incapaz de regenerarse. Ese es su único “talón de Aquiles”.

Mientras el sacerdote le explica eso a Engleman y a sus agentes, se escucha un espantoso alarido procedente de la habitación de Nikos. El loco ha escapado después de masacrar a la enfermera Selma – trepanándole la cabeza con un taladro.

Nikos anda suelto por la zona y todo el que se cruce en su camino puede convertirse en su siguiente víctima. Engleman, el cura y los policías tratarán de neutralizarlo antes de que inicie una espiral de horrendos crímenes y sea demasiado tarde.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/08/25aa2-rosso_sangue-10.png?w=631&h=347

La siguiente noche, los Bennett se marchan a casa de unos amigos para ver un partido de rugby; dejando en casa a sus hijos. De cuidar del pequeño Willy se ocupará su hermana mayor Peggy, mientras que a la incapacitada Katia la atenderá la enfermera Emily.

Mientras tanto el brutal y enloquecido Nikos se acerca amenazadoramente, con paso lento pero seguro, a la villa de los Bennett…

https://i2.wp.com/stuffpoint.com/slasher-films/image/415901-slasher-films-absurd-vhs-cover.jpg

Comentario

Tras la memorable “Antropophagus” (1980) llegaría ésta especie de secuela apócrifa en la que el tema central es también un loco asesino serial (aunque no caníbal) que siembra el pánico provocando muertes atroces. Las explícitas escenas cuentan con grandes dosis de violencia: Abrir cabezas con taladros o partirlas con picos son algunas de las predilecciones homicidas del depredador huído, al que los policías intentarán cazar con la ayuda del cura. Éste considera que como consecuencia del experimento anti-natural al que le sometieron Nikos ha sido poseído por el Demonio.

https://i.ytimg.com/vi/jqmmVaPA_3A/hqdefault.jpg

La idea de los experimentos para conseguir una “vida eterna” artificial ya fue empleada por D´Amato para otra de sus películas más conocidas: “La muerte sonríe al asesino” (1973).

Pero no sólo los excesos sangrientos son el principal aliciente del largometraje. En el último tercio, el film gana mucho en interés. El asedio de Nikos a la casa, en la que sólo queda Katia, está rodado magistralmente, con una enorme tensión. Sobre todo desde que, cual Polifemo, el loco queda ciego y debe buscar a la chica por la casa guiándose por los sonidos. Esos claustrofóbicos momentos y su impactante clímax son sin duda lo mejor de “Rosso sangue”.

https://i2.wp.com/www.italo-cinema.de/images/reviews/9924_Absurd/9924_Absurd-screenshot11.png

El arranque de la historia, cuando al escapar Nikos se raja el abdomen y se le salen las tripas, es una clara alusión (y al mismo tiempo un enlace) con la escena final de “Antropophagus” – En la que el caníbal (también llamado Nikos y de origen griego) devora sus propios intestinos. En ambos films al psicopático y bestial personaje lo encarna Luigi Montefieri (alias George Eastman), actor genovés que también escribió el guión de ésta “Rosso Sangue” (bajo otro pseudónimo: John Cart). Eastman destacó asimismo en la excelente “Perros rabiosos” (Mario Bava, 1974) y en “Emanuelle e Françoise, le sorelline“ (Joe D´Amato, 1975).

La enfermera Emily está interpretada por la francesa Annie Belle, a quien vimos en uno de sus primeros papeles en el gótico-erótico “Labios de sangre” (Jean Rollin, 1975). También aparece en la grotescamente genial película de licántropos “El hombre lobo contra la Camorra” (Marco Antonio Andolfi, 1987).

Aunque el film está ambientado en los EEUU, fue íntegramente rodado en los alrededores de Roma. Joe D´Amato firma el producto bajo el pseudónimo de “Peter Newton”. Al mismo tiempo que aprovechar el éxito de “Antropophagus”, D´Amato trataba seguramente de subirse al carro de los “slasher” norteamericanos como “Viernes 13” (Sean Cunningham, 1980) o “Halloween” (John Carpenter, 1978). Merece ser destacada la tensa y envolvente banda sonora a base de sintetizadores compuesta por Carlo Maria Cordio, uno de los colaboradores musicales habituales de Joe D´Amato – y también de Lucio Fulci, para el que realizó las partituras de “Aenigma” (1987) y “Quando Alice ruppe lo specchio” (1988). Por cierto, en esa última película hay una escena muy similar a una que vemos en “Rosso sangue”: Agarrando de la cabeza a una mujer, el asesino la mete en un horno de la cocina.

https://i1.wp.com/p0.storage.canalblog.com/09/47/806954/78763298_o.jpg

Curiosamente, los Bennett son casi una familia también en la vida real. La atractiva Katia y el pequeño Willy están encarnados por Katya y Kasimir Berger, los hijos del actor austríaco William Berger – quien participó en “Keoma” (Enzo G. Castellari, 1976) entre otros títulos.

La señora Bennett es Hanja Kochansky, segunda mujer de Berger y auténtica madre de los hermanos. Lamentablemente William Berger no pudo interpretar al padre, y el papel recayó así en el desconocido Ian Danby.

FHP, abril 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s