El policía es corrupto – Fernando Di Leo, 1974

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/07/e92be-039ilpoliziottomarcio.jpg?w=700

Il polizziotto é marcio (a.k.a. “Shoot first, die later”)

Italia, 1974

Director: Fernando Di Leo

Género: Polizziesco

Guión: Fernando Di Leo, Sergio Donati

Intérpretes: Luc Merenda (Domenico), Richard Conte (Mazzanti), Delia Boccardo (Sandra), Vittorio Caprioli (Esposito)

Música: Luis E. Bacalov

Argumento

En Milán está en curso una guerra de bandas entre dos grupos dedicados al contrabando. El comisario Domenico Malacarne tiene contactos en los bajos fondos y los utiliza para realizar esporádicos arrestos, que le reportan prestigio ante sus superiores y compañeros. El padre de Domenico es un oficial de los carabinieri y está orgulloso de su hijo.

A través de sus informantes, Domenico se entera de que van a atracar una joyería. El comisario se posiciona en una cafetería frente al establecimiento que está por ser asaltado, junto a su novia Sandra, como si estuviera allí por casualidad. Cuando se produce el atraco, reacciona de inmediato y persigue a los delincuentes en coche por toda la ciudad, hasta finalmente detenerlos.

Malacarne saborea una vez más las mieles del éxito, su jefe, sus compañeros y su padre le felicitan efusivamente; una periodista admiradora suya trata de entrevistarle. Lo que nadie sabe es que Malacarne siempre está en el lugar apropiado y en el momento justo gracias a los “soplos” procedentes del mundo del hampa – con el que tiene lazos más que estrechos…

A Domenico le encomiendan la misión de ir a detener a unos traficantes de armas portugueses que se esconden en un hotel. El comisario cumple con su trabajo. A ambos ya los conocía de antes y sabía que eran contrabandistas (aunque ignoraba la clase de mercancía a la que se dedicaban). Entonces les dejaba hacer, pero tras enterarse de que andan metidos en tráfico de armas no ve inconveniente en arrestarlos.

https://i2.wp.com/images2.static-bluray.com/reviews/8045_1.jpg

Domenico y su novia Sandra se ven poco, debido al ajetreado ritmo de vida del policía. Ella vive y trabaja en una galería de arte.

A las oficinas del padre de Domenico, en el cuartel de los carabinieri, llega un simpático y estrafalario individuo napolitano, apellidado Esposito, con la intención de hacer una denuncia. Esposito, hombre mayor y solitario que vive en compañía de su gato, explica que la noche anterior aparcaron un coche junto a la puerta de su casa, impidiéndole la salida. El napolitano apuntó la matricula, y era un automóvil suizo. El pobre hombre no imagina las nefastas consecuencias que llegará a acarrear para él una tan banal denuncia.

Poco después, Domenico recibe una llamada en la comisaría: Torvos individuos solicitan encontrarse con él. Se trata de una reunión semanal con aquellos que le pagan un “sueldo extra”. Pues el heróico comisario Domenico Malacarne no sólo recibe soplos de los bajos fondos para detener a delincuentes de poca monta, sino que además trabaja también para el crimen organizado…

Sus jefes en el mundo del crimen son Pascal y Mazzanti, los cabecillas de una de las bandas de contrabandistas que operan en la ciudad. Ésta vez no le han citado solamente para pagarle su asignación semanal, sino para comunicarle que no están del todo satisfechos con sus últimos movimientos: Los portugueses por él arrestados son importantes integrantes de la organización, y tienen “pasaportes diplomáticos”. Malacarne debe velar para que sean puestos en libertad cuanto antes. Domenico protesta inicialmente, pues él se opone al tráfico de armas en el que éstos estaban envueltos. El comisario no tenía problemas con mirar para otro lado y tomar el dinero de los bandidos cuando sólo traficaban con café y con tabaco “¡Pero armas y drogas no!”

Además: La organización se ha enterado de que alguien ha denunciado al coche de los portugueses, de matrícula suiza, por estar mal aparcado ante la puerta de su casa. Domenico debe impedir que se indague al respecto, y sustraer el protocolo de la denuncia, que se encuentra en cierto cuartel de los carabinieri (cuando le dicen qué cuartel es, Domenico comprende que es el mismo donde trabaja su padre).

Por primera vez, el joven Malacarne debe favorecer a la organización criminal en contra de su voluntad. Pero no tiene otra opción, está contra la espada y la pared…

https://i1.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/SPLASH/PO/01939703.JPG

Comentario

Muy buen thriller polizziesco firmado por uno de los maestros indiscutibles del género, el gran Fernando Di Leo (“Milano Calibro 9”, 1972). “Il polizziotto é marcio” (“El policía es corrupto”) va más allá de las típicas escenas de acción características del género, y si bien a lo largo del metraje no se escatima en trepidantes persecuciones automovilísticas, peleas a puñetazo limpio y tiroteos varios, la historia también tiene una profundidad narrativa que transciende las apariencias – algo a lo que Di Leo ya nos tiene acostumbrados.

Luc Merenda, que ya protagonizó otro memorable film de Di Leo como “Kidnap Syndicate” (1975), interpreta al policía Domenico Malacarne; joven, apuesto y prometedor comisario… que tras las apariencias de policía modélico lleva una doble vida. Cobra un sueldo del crimen organizado a cambio de proteger los negocios de los grandes jefes, y además recibe chivatazos para arrestar a pequeños delincuentes y a los rivales de los contrabandistas que le pagan; lo que le paradójicamente – pese a su corrupción – le posibilita adquirir prestigio en su trabajo “oficial” de policía. Sólo cuando los contrabandistas que le han estado “untando” desde hace años dejan de mover café y tabaco para pasarse a algo mucho más lucrativo, como son las armas y las drogas, Malacarne entiende que se encuentra en una peligrosa encrucijada… ¿Será ya demasiado tarde?

Vittorio Caprioli, actor muy apropiado para roles cómicos, realiza una especie de caricatura del estereotípico napolitano que infructuosamente ha ido en busca de fortuna al norte de Italia. A Caprioli ya pudimos verlo en otro polizziesco de Di Leo, “I padroni della città” a.k.a “Mr. Scarface” (uno de sus más flojos, por cierto). Sin embargo, la nota más payasil no la aporta Caprioli, sino los dos grotescos “portugueses”, un par de maleantes que parecen estar bajo los constantes efectos de la marihuana, siempre riéndose de manera absurda y haciendo comentarios estúpidos (más que dos gangsters parecen dos eternos estudiantes Erasmus). Esos individuos (y aquí viene uno de los motivos que hacen cojear al film) no tienen en realidad nada de portugueses, y los actores que los interpretan (ambos italianos) se dedican a parodiar burdamente la forma de hablar española (hablando, en la versión original, un italiano premeditamente castellanizado). Al espectador hispanoparlante que ve la película en versión original eso le rechina desde el primer momento, y piensa inicialmente que esos dos tratan de representar a dos sudamericanos, pero nunca se imaginaría que se supone que son portugueses… Dejando de lado ese pequeño detalle, que para la mayoría del público pasa inadvertido, la película sí está repleta de realismo, y (como otros films de Di Leo o de Damiano Damiani) toca de lleno un tema incómodo para el “establishment” italiano de aquellos años: En éste caso, la corrupción policial.

Nótese que la corrupción de Malacarne también alcanza a sus subordinados, ya que un porcentaje del sueldo que el comisario recibe de los contrabandistas va a parar a los bolsillos de los agentes que están directamente por debajo de él.

El máximo líder de la banda está interpretado por Richard Conte, que realizó un gran papel como jefe de la Mafia en la excelente “Il Boss” (también de Di Leo).

Además de un magnífico director, Fernando Di Leo era también un prodigioso guionista. Sus diálogos en ésta película (en ocasiones no exentos de un mordaz humor negro) son un claro precedente del estilo que décadas más tarde se encargaría de copiar Tarantino.

La banda sonora, como en otras producciones de Di Leo, corre a cargo del argentino Luis Enríquez Bacalov.

FHP, diciembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s