La muerte sonríe al asesino – Joe D´Amato, 1973

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/06/1b326-morte_ha_sorriso_allassassino_ewa_aulin_joe_damato_004_jpg_dbfb.jpg?w=434&h=634

La morte ha sorriso all´assassino

Italia, 1973

Director: Aristide Massaccesi (alias Joe D´Amato)

Guión: Joe D´Amato, Claudio Bernabei, Romano Scandariato

Intérpretes: Ewa Aulin (Greta), Klaus Kinski (Dr. Sturges), Angela Bo (Eva), Sergio Doria (Walter)

Música: Berto Pisano

Género: Terror

Argumento

En una cripta a principios del siglo XIX un hombre llamado Franz llora la muerte de su querida hermana Greta. Se reprocha no haber podido hacer nada por impedir la tragedia.

Año 1909. El aristócrata Walter von Ravensbrück y su mujer Eva residen en una mansión campestre. Cerca de allí se produce el aparatoso accidente de un coche de caballos. El chófer muere instantáneamente y su cuerpo queda deformado de manera horrenda. La joven que viajaba a bordo pierde la conciencia y es trasladada al interior de la villa.

Walter avisa al inpector Dannick y al doctor Sturges. Éste último atiende a la mujer, que vuelve en sí y sólo tiene heridas leves. Pero sufre de amnesia, no recuerda quién es ni hacia dónde se dirigía. Sturges nota que la chica tiene un colgante donde está grabada la palabra “Greta”, suponiendo que ese es su nombre; y una fecha de 1906 – tres años antes. El doctor también advierte en el medallón algo más. Se trata de algo que parece estremecerle sobremanera…

Gertrud, la criada de los Ravensbrück, está muy inquieta desde la llegada a la casa de la accidentada joven. Es como si ya la conociera de antes. La empleada doméstica es acosada además por las visiones de un  torvo individuo: Se trata de Franz, el hermano de Greta visto en la escena inicial. Pero las apariciones se volatizan, sólo forman parte de su turbada mente. Incapaz de soportar la presión Gertud decide marcharse de la casa de los Ravensbrück. Sin embargo no llega muy lejos, pues alguien que la ha seguido le dispara al rostro con una escopeta. La criada sabía algo que su asesino temía que revelase.

Va pasando el tiempo y Greta sigue sin recuperar la memoria. Pero los Ravensbrück se han encariñado con ella hasta el punto de “adoptarla” como a una más en la familia. Walter va enamorándose de la enigmática joven, lo que despierta las suspicacias de su esposa Eva. Pero como iremos viendo, también Eva sucumbe a los encantos de Greta, sintiéndose atraída por ella. Se establece así un ménage a trois entre la amnésica y el nobiliario matrimonio.

Entretanto, el doctor Sturges profundiza en los estudios de la alquimia y las ciencias ocultas en un laboratorio subterráneo. Lo que ha visto en el medallón de Greta le ha convencido de que está en lo cierto con sus teorías. Ha descubierto una fórmula capaz de revivir a los difuntos, consiguiendo desentrañar el secreto de la vida y la muerte. Junto a su asistente, Sturges experimenta con cadáveres a los que inyecta una viscosa sustancia. Sus esfuerzos se ven coronados por el éxito, pero cuando uno de los inanimados cuerpos comienza a moverse, alguien se acerca a Sturges desde detrás para estrangularle, abortando así el macabro experimento. También su ayudante es asesinado.

Mientras, van aumentando los conflictos del trío amoroso en la mansión de los Ravensbrück. Aprovechando la ausencia de su marido, la despechada Eva atrae a Greta hasta los sótanos y la encierra allí, tapiando las posibles salidas con ladrillos. Greta es así emparedada viva, y Eva denuncia cínicamente su desaparición. Cuando Walter regresa informa de lo sucedido al inspector Dannick para que se encargue de localizar a la muchacha.

Transcurren las semanas sin que aparezca ni rastro de Greta. Hasta que una noche, en una fiesta de difraces, la aterrorizada Eva cree reconocerla entre una de las asistentes… Presa del pánico, al ser perseguida por espectrales visiones, Eva se suicida precipitándose al vacío desde una de las ventanas.

Tanto la “desaparición” de Greta como la muerte de Eva afectan profundamente al desolado Walter. El inspector Dannick tratará de aclarar ambos misteriosos sucesos – Pero ello resultará difícil desde su estricta racionalidad policial: El extraño caso está repleto de elementos sobrenaturales…

https://i1.wp.com/img911.imageshack.us/img911/63/wLnZ5a.jpg

Comentario

Éste thriller de lograda atmósfera gótica combina suspense, terror clásico, drama y romance; y tiene la particularidad de ser la única película de Joe D´Amato que el prolífico realizador (casi 200 títulos) firmó con su auténtico nombre, Aristide Massaccesi.

El misterio es uno de los componentes esenciales del largometraje. Varias de las escenas están rodadas empleando el recurso de la cámara subjetiva (no sólo los asesinatos). Abunda también la técnica del zoom y el uso de los primerísimos primeros planos.

En “La muerte sonríe al asesino” D´Amato combina los dos géneros a los que se dedicaría casi en exclusiva a partir de aquel momento: El terror y el erótico (correctamente hilvanados y siendo siempre funcionales a la trama).

https://www.indie-eye.it/cinema/wp-content/uploads/mortehasorriso.jpg

También hay algunos momentos gore bastante efectivos; entre ellos la masacre facial gatuna que sufre Frank. Éste film no está a la altura de las dos obras maestras de Joe D´Amato: “Buio Omega” (1979) y “Antropophagus” (1980). Sin embargo hay secuencias interesantes, como la de la persecución en el cementerio del padre de Walter por parte de la “resucitada”.

https://i0.wp.com/pics.imcdb.org/0is81/deathsmilesatmurder19sd8.5368.jpg

Greta está interpretada por la sueca Ewa Aulin, a la que vimos en el decepcionante giallo “La morte ha fatto all´uovo” (Giulio Questi, 1968). La bella Angela Bo da vida a Eva von Ravensbrück. Esa actriz sólo participó en siete largometrajes, la mayor parte de los cuales son sexy-comedias. El integrante más conocido del reparto es sin duda el alemán Klaus Kinski, que en ésta ocasión encarna al típico “científico loco” Dr. Sturges (capaz de resucitar a los muertos gracias a una antigua fórmula inca). Como su asistente tiene una pequeño papel Pietro Torrisi (alias “Peter McCoy”) quien gracias a su fornido físico protagonizaría más adelante diversos films de espada y brujería a la italiana –  Sucedáneos de “Conan el Bárbaro” como “Trono de fuego” (1983) o “Gunan el guerrero” (1982), ambas de Franco Prosperi.

La banda sonora de toques románticos y melancólicos fue compuesta por Berto Pisano.

FHP, abril de 2017

Anuncios

One thought on “La muerte sonríe al asesino – Joe D´Amato, 1973

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s