Kaidan Oiwa no borei (El fantasma de Oiwa) – Tai Kato, 1961

https://image.tmdb.org/t/p/w1280/oiIfojIKJmNF6G2W56k14taBOxo.jpg

Kaidan Oiwa no borei (a.k.a. The ghost of Oiwa)

Japón, 1961

Director: Tai Kato

Género: Drama, jidaigeki/chanbara, terror (kaidan)

Guión: Tai Kato, basándose en la novela de Nanboku Tsuruya

Intérpretes: Tomisaburo Wakayama (Iemon Tamiya), Yoshiko Fujishiro (Oiwa)

Música: Nakaba Takahashi

Argumento

Iemon Tamiya es un samurai empobrecido y bravucón. Su esposa Oiwa le ha abandonado y ha vuelto a casa de su padre porque Iemon estuvo involucrado en un asesinato. Iemon trata de recuperar a su mujer a toda costa; intenta hablar con su suegro pero éste no le quiere escuchar. Un día, Iemon se tropieza en la calle con una muchacha. Tras el choque, la joven cae al suelo. El samurai la ayuda a levantarse, se disculpa, se marcha y se olvida. Sin embargo, la chica ha quedado hondamente impresionada por el fortuito encontronazo…

Osode, la hermana de Oiwa, es entregada por su padre a una “casa de masajes”, para que trabaje allí como empleada. En realidad, tal establecimiento es un prostíbulo. Naosuke, el mejor amigo de Iemon, está perdidamente enamorado de Osode, pero ésta le ignora. Cuando Iemon y Naosuke se enteran del lugar al que ha ido a parar la muchacha, buscan la manera de sacarla de allí.

Mientras tanto, el padre de Oiwa y Osode es asaltado por unos ronin y asesinado. Iemon aprovecha esa circunstancia para recuperar a su mujer. Y Naosuke, por su parte, consigue finalmente llevarse a vivir consigo a Osode (aunque ésta se niega a acostarse con él, amenazando con suicidarse si se le acerca demasiado).

Ha pasado un año. Iemon y Oiwa han tenido un hijo. Pero aunque ha recuperado a su esposa, Iemon se siente profundamente amargado. El abatimiento que le provoca la escasez y la miseria que se ve obligado a soportar lo van convirtiendo poco a poco en un individuo huraño, irascible y violento. Su máxima aspiración es subir de rango en el escalafón samurai, pero debido a la frágil salud de su mujer y a los cuidados que ésta necesita no puede dedicarse a los trabajos que le posibilitarían un ascenso. “Sabemos que te hubiera gustado que Oiwa muriese durante el parto” le dice a Iemon uno de sus confidentes. “No menciones eso aquí” rsponde el arruinado samurai.

Lo cierto es que Iemon, que el año anterior anhelaba que su esposa retornara junto a él, ahora busca la manera de librarse de ella. “Lo más fácil sería matarla. ¿Por qué no lo haces?” le dice su amigo Naosuke. “Necesitaría un buen motivo para ello…”.

Un día llegan nuevos vecinos a la casa de enfrente. Éstos se presentan ante Iemon: Se trata de la familia Ito, compuesta por un matrimonio de mediana edad y su atractiva hija Ume… la misma chica que se tropezó en la calle con Iemon el año anterior. “Por favor, acepte a nuestra hija. Ume está perdidamente enamorada de usted desde que se encontraron el pasado año” dicen los padres. “Muchas gracias, pero estoy casado y tengo un hijo…” responde Iemon un tanto turbado. (Ahora tiene un motivo más para desembarazarse de su esposa…)

https://i2.wp.com/www.azsiafilm.hu/images/stories/2011/ghostofoiwa3.jpg

Igual que Iemon trata de librarse de su mujer, al parecer los Ito quieren deshacerse de su hija. El padre ha fabricado una “medicina” para Oiwa (aquejada de varios achaques). Como poco después le confiesa a Iemon, se trata en realidad de un veneno que no mata pero sí provoca una horrenda deformación en la cara de quien lo consume. “Así usted repudiará a su esposa y  podrá aceptar a mi hija… Lo hice por ella, pues no come ni duerme pensando en usted…”

Cuando el criado de Iemon y Oiwa comprueba el aspecto monstruoso que ahora tiene la cara de su señora corre a avisar a Iemon… Pero éste ya lo sabe. Y ordena al sirviente que “monte” a su esposa para que él pueda al fin divorciarse de ella usando el pretexto del adulterio. El intimidado lacayo se dispone a cumplir a regañadientes con ese mandato, pero antes de consumar la acción se decanta por revelar a Oiwa la verdad sobre la conspiración contra ella. “¡ Yo los maldigo!” exclama furibunda la deformada, y trama su venganza…

 

Comentario

Interesante kaidan donde vemos a un joven Tomisaburo Wakayama, quien ésta vez no se dedica a repartir golpes de katana a diestro y siniestro. Wakayama interpreta un papel poco habitual en su repertorio. Aquí no es un solitario y silencioso justiciero errante, sino un desengañado misántropo que cada vez se vuelve más cruel y despiadado, hasta convertirse en un psicópata que ha perdido todos los escrúpulos.

La trama del film (basada en una pieza de kabuki) recuerda a la excelente película mexicana “El beso de ultratumba” (Carlos Toussaint, 1963) donde también un marido, escritor mediocre y pobre, busca a toda costa la muerte de su esposa (una rica heredera) para salir así de la miseria.

FHP, septiembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s