Manhattan Baby – Lucio Fulci, 1982

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2F101horrormovies.files.wordpress.com%2F2014%2F06%2Fmanhattan-baby-poster.jpg&f=1

Manhattan Baby

Italia, 1982

Director: Lucio Fulci

Género: Terror

Guión: Lucio Fulci

Intérpretes: Christopher Connelly (George), Laura Lenzi (Emily), Cinzia De Ponti (Jamie Lee), Giovanni Frezza (Tommy)

Música: Fabio Frizzi

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/05/a0ba5-iu.jpg?w=664&h=1009

Argumento

El arqueólogo norteamericano George Hacker se encuentra en Egipto, inspeccionando tumbas de faraones. Con él han viajado al país de las pirámides su esposa Emily y su hija Suzie, de unos diez años. Mientras George trabaja, la mujer y la niña visitan las antiguas ruinas como turistas.

Cuando Suzie se queda a solas un momento, se le acerca una extraña anciana ciega. La pequeña cree que se trata de una mendiga, pero la vieja la agarra de la mano diciéndole una enigmática frase: “Las tumbas son para los muertos…” A continuación la anciana egipcia le entrega a Suzie un amuleto con el ojo de Horus, y se esfuma como un fantasma.

Mientras tanto, George se ha introducido en una de las pirámides con un guía local. Tras presionar un mecanismo con forma de serpiente enroscada, ambos acceden a los pasadizos de una arcana tumba. Allí, caen en una trampa subterránea precipitándose al vacío. El egipcio muere al caer sobre unos pinchos metálicos, George consigue sobrevivir. En la pared, el arqueólogo ve incrustada una refulgente piedra azul. Al mirarla fijamente queda cegado. Logra salir de la pirámide y se arrastra por las arenas del desierto, habiendo perdido la visión. Suzie, por su parte, lleva al cuello el amuleto del ojo de Horus que le diera la espectral anciana – Y desde ese momento un notable cambio comienza a percibirse en ella…

De regreso en Nueva York, George continúa ciego. Los médicos le aseguran que con los meses irá recuperando la visión. Mientras tanto, se dedica a proseguir con sus estudios esccuchando audio-libros grabados en cintas magnetofónicas. Suzie conserva el ocular amuleto como un preciado tesoro. En el iris del ojo aparece una luminosidad azul muy similar a la que emanaba de la pared en la trampa subterránea donde quedó atrapado George.

Suzie comparte habitación con su pequeño hermano Tommy. Emily, la madre, trabaja en la redacción de una revista. Cuando ella y su marido están ocupados, de los niños se encarga la canguro Jamie Lee.

Una noche de tormenta, la aterrada Suzie acude al cuarto de sus padres, pero éstos la mandan de vuelta a la cama. En el pasillo, la niña se desvanece presa del pánico – Ha entrado en una especie de trance provocado por la posesión del amuleto. Su hermanito Tommy, caminando como hipnotizado, traspasa una puerta interdimensional que le teletransporta a un mundo paralelo. El amuleto del ojo es capaz de abrir y cerrar accesos a otros planos dimensionales. Y el poder de traspasarlos deja secuelas en los niños, que comienzan a estar bajo una influencia maligna…

Poco a poco George va recuperando la visión. Se pone en contacto con el egiptólogo Wiler para averiguar el origen del símbolo que viera en la trampa subterránea de la pirámide, ese del cual emanó la cegadora luz azul.

Mientras el arqueólogo trata de profundizar en los misterios egipcios, sus hijos parecen estar cada vez más influenciados por el aura demoníaca que irradia del amuleto. Son capaces de realizar “viajes” a otros planos, y con los nuevos poderes que han adquirido se dedican a aterrorizar a la niñera Jamie Lee. Ésta llama al encargado de seguridad del edificio, y cuando el vigilante se dispone a acudir sufre un extraño “accidente” mientras sube en el ascensor…

Ante los inquietantes hechos sobrenaturales que presencia, Jamie Lee llama también a Emily a la redacción. La mujer del arqueólogo acude con Luke, un compañero de la revista, y cuando éste se dispone a subir a la habitación de los niños desaparece inexplicablemente al intentar traspasar la puerta. Emily sube al cuarto de sus hijos y observa espantada que el suelo está cubierto por una capa de arena… igual que la del desierto egipcio.

Cada vez más fenómenos extraños rodean a los niños desde que están bajo la influencia del amuleto. George intenta desentrañarlos con la ayuda de su colega egiptógo, pero éste, siendo un científico racionalista, no comprende el trasfondo sobrenatural del asunto. Será el anticuario Adrian Marcato, experto en parapsicología, quien les diga a George y su esposa que la raíz del problema se encuentra en una maldición encarnada en el siniestro amuleto… Marcato les advertirá además del gran peligro que corre su hija Suzie. Y aunque al inicio el arqueólogo y su esposa no le den demasiado crédito al excéntrico anticuario, irán paulatinamente comprobando que estaba en lo cierto…

Comentario

Éste tributo de Fulci al terror de maldiciones egipcias es una de sus películas menores, que no alcanza el nivel de otras producciones realizadas por él en los primeros ´80. La mayor parte del film está ambientada en Nueva York, al igual que otro largometraje fulciano de ese año, “El destripador de Nueva York” (1982) – de mayor calidad en todos los aspectos, por cierto.

En ésta “Manhattan Baby” nos encontramos en el reparto con caras conocidas, que habíamos ya visto en el mencionado híbrido giallo-splatter sobre el neoyorkino destripador con voz de pato. Así pues, tenemos a la bella Cinzia De Ponti como Jamie Lee. Ésta actriz, que fue Miss Italia en 1982, es una de las primeras víctimas del Destripador de New York en el homónimo film rodado por Fulci ese mismo año. También Cosimo Cinieri, quien en la película que nos ocupa interpreta al anticuario Marcato, tiene un papel secundario en “The New York Ripper” (es el marido de la ninfómana a la que da vida Alexandra Delli Colli).

El pequeño Tommy es Giovanni Frezza, a quien ya vimos como al repelente niño Bob en un film de Fulci mucho más interesante: “Aquella casa junto al cementerio” (1981). Su madre Emily está interpretada por una tal Laura Lenzi, quien que yo sepa no tiene parentesco alguno con el director Umberto Lenzi. Como acostumbraba a hacer emulando a Hitchcock, el propio Fulci realiza un pequeño cameo – en ésta ocasión como médico.

A nivel técnico, como en la mayoría de las propuestas de éste director, no faltan los primerísimos primeros planos a los ojos, el recurso de la cámara subjetiva (incluso desde el punto de vista de una reptante cobra) o la profusión de zooms.

El guión corre a cargo de Dardano Sacchetti y su mujer Elisa Briganti, colaboradores habituales de Fulci – trabajaron como guionistas, entre otros films, en “Zombi 2” (1979).

La banda sonora de Fabio Frizzi es en algunas ocasiones idéntica a la de “Miedo en la ciudad de los muertos vivientes” (Lucio Fulci, 1980), de ese mismo compositor. Se ve que Frizzi “recicló” la partitura aprovechándola para ésta otra película.

Pese a que “Manhattan Baby” no es de las mejores de Fulci, resulta interesante la idea del tiempo cíclico que aparece reflejada en los últimos momentos de la película – Con el amuleto volviendo inexplicablemente a Egipto y siendo entregado por la misma misteriosa anciana ciega a otra niña occidental.

FHP, diciembre de 2016

 

Anuncios

2 thoughts on “Manhattan Baby – Lucio Fulci, 1982

  1. Uff, el trailer que le hicieron en su momento pintaba genial, pero la película es de lo más aburrida por muy sugerente que parezca el argumento, luego carece de sentido alguno, no digamos ya la película el ritmo mortecino que tiene.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s