La sombra del asesino – Luigi Cozzi, 1975

https://lh3.googleusercontent.com/0C3YODfaaytuUWJqPUvtyY92MouA5ctv1k2YpG2P12R4UWkTlqwEU0D2sRYA9C4fXIe8abikelIzMJ5SQy-QTw

L´assassino é costretto ad uccidere ancora (a.k.a. “The killer must kill again”)

Italia, 1975

Director: Luigi Cozzi

Guión: Luigi Cozzi, Daniele Del Giudice, Adriano Bolzoni

Intérpretes: George Hilton (Giorgio), Tere Velázquez (Norma), Cristina Galbó (Laura), Alessio Orano (Luca)

Música: Nando De Luca

Género: Giallo

Argumento

Giorgio Menardi está casado con Norma, la hija de un acaudalado industrial. El matrimonio no funciona demasiado bien y la pareja discute con frecuencia. Ella está celosa de sus supuestas aventuras y él teme que Norma le impida acceder a su cuenta del banco. Pues Giorgio, cuyos negocios propios carecen de éxito, vive a expensas del dinero de su mujer.

Al mismo tiempo, un asesino anda suelto en la ciudad y se dispone a deshacerse del cadáver de una joven. Esa noche, Giorgio observa por casualidad cómo alguien empuja al río un automóvil con una figura humana en su interior. Giorgio comprende que acaba de tener lugar un asesinato, y se dirige al criminal para proponerle “un trato”: No revelará a la policía lo que ha presenciado si el asesino acepta colaborar con él. Giorgio le propone que mate a su esposa, y a cambio no sólo guardará silencio sobre el otro crimen sino que además le recompensará generosamente.

El asesino acepta el encargo, y Giorgio le explica los detalles que debe tener en cuenta. El criminal deberá desembarazarse del cuerpo, y hacer ver que se trata de un secuestro. Con Norma, Giorgio finge una reconciliación para que ella no sospeche de sus propósitos. Le dice que por la noche “vendrá a casa un amigo”, para asegurarse de que le abra la puerta al asesino. Mientras tanto, él estará en un evento social, rodeado de mucha gente, para tener una coartada garantizada.

Por la noche, el asesino llega a casa de los Menardi y Norma le abre creyendo que se trata del anunciado amigo de su esposo. A la mujer el individuo le parece desde el primer momento bastante inquietante, pero no tiene tiempo de hacer nada al respecto: Es estrangulada. El asesino carga su cadáver y lo introduce en el maletero de su coche. Entonces, cuando está a punto de marcharse, recuerda que en la casa bebió un vaso de agua que le ofreció Norma y regresa para limpiar todas las posibles huellas que hayan podido quedar en él y que le vinculen al delito. El asesino comete el tremendo error de dejar las llaves en el coche… Y cuando vuelve a salir a la calle, su automóvil ha desaparecido. Se lo han robado… con la muerta en su interior. De inmediato, el criminal roba otro coche (haciendo saltar la alarma y despertando a los vecinos) y emprende el seguimiento de los ladrones que le han trastocado los planes.

Éstos son una joven pareja, Luca y Laura, que tienen la intención de pasar unos días en la playa. Ambos ignoran lo que hay en el maletero, y tampoco saben que un asesino feroz les pisa los talones…

Entretanto, Giorgio regresa a su casa y se la encuentra rodeada de policías. El comisario le dice que la voz de alarma la dieron los vecinos, al percatarse de que un coche estaba siendo robado… El ladrón fue visto saliendo de la casa de los Menardi. Como Norma ha desaparecido, el comisario intuye que ha sido secuestrada. Giorgio se hace el sorprendido y el desconcertado. El había previsto de antemano que su mujer fuera “secuestrada” pero aún así no entiende por qué el asesino que contrató tuvo que robar un coche, llamando así la atención de los vecinos. El observador comisario se da cuenta de que Giorgio usa un mechero con unas iniciales grabadas que no son las suyas – Es el mechero del asesino, que Giorgio tomó la noche en la que se encontraron. El mechero tiene las huellas dactilares del criminal, y Giorgio lo conservó para chantajearlo, amenazando con denunciarlo si no accedía a colaborar en el nuevo proyecto homicida.

Por su parte, la joven pareja llega a la costa. Luca y Laura se disponen a disfrutar plácidamente de unos días de descanso en una playa solitaria. Allí descubren una casa de pescadores abandonada, y piensan que será un lugar idóneo para pasar la noche. Después de explorar la deshabitada vivienda, Luca se marcha para comprar comida a instancias de Laura; mientras que la chica se queda allí sola… Poco después de que Luca se ha alejado con el coche del asesino, llega éste a la desierta playa y comprende que los ladrones han tomado esa casa abandonada como refugio. Todo indica que Laura, desprotegida, será una nueva víctima del sádico asesino…

https://i.blogs.es/d2ef0a/650_1000_lassainoacoraf1-1/original.jpg

Comentario

Recientemente tuve la oportunidad de ver “Eglima sto kavouri” (1976) a.k.a. “Death Kiss”, un thriller griego del director Kostas Karagiannis (realizador también de la excelente “Tango of perversion”). Teniendo en cuenta que éste giallo de Luigi Cozzi fue dirigido un año antes, en los momentos iniciales del film pensé que con “Eglima sto kavouri” los griegos habían realizado un remake (o más bien un plagio) de “L´assassino é costretto ad uccidere ancora”. Y es que todo comienza con un idéntico punto de partida: El marido codicioso que pretende liquidar a su mujer para hacerse con su dinero, y que se alía para ello con un asesino en serie al que encuentra por casualidad. Hasta aquí, el giallo italiano y el thriller griego tienen la misma trama, con la diferencia de que en las dos películas los respectivos homicidas tienen caracteres diferentes (el del film griego es un maníaco psicópata bastante más sórdido).

Sin embargo un nuevo imprevisto desbarata los planes del asesino (y los de quien lo contrató) cuando, también por casualidad, una joven pareja roba el coche con el cadáver de la mujer en el maletero. Aquí el argumento de los dos thrillers ya va distanciándose cada vez más, pues Karagiannis prescindió de ese desarrollo.

“L´assassino é costretto ad uccidere ancora” (traducción literal: “El asesino está obligado a volver a matar”) es un giallo efectivo y contundente aunque atípico, pues conocemos desde el inicio su identidad (aunque no su nombre) y sabemos en qué consiste la conspiración (urdida en éste caso por el marido). La mayor originalidad reside en la repentina irrupción de esos dos entrometidos, Luca y Laura, que trastocan sin saberlo un macabro plan que había sido meticulosamente diseñado.

Se trata sin duda de la película más importante de su director, Luigi Cozzi, que sólo contaba con 28 años cuando la realizó. Giorgio está interpretado por el actor de origen uruguayo George Hilton (nombre real Jorge Hill), quien aparece en numerosos gialli italianos a lo largo de los años setenta, así como también en un memorable western de Lucio Fulci: “Le colt cantarono la morte e fu… tempo di massacro” (1966). En el papel de Laura participa la española Cristina Galbó, a quien vimos en “La Residencia” (Narciso Ibáñez Serrador, 1970) y en “No profanar el sueño de los muertos” (Jorge Grau, 1974).

FHP, mayo del 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s