Mister Scarface – Fernando Di Leo, 1976

https://i2.wp.com/static.cinemagia.ro/img/db/movie/14/46/35/i-padroni-della-citta-136766l.jpg

I padroni della città (a.k.a. “Mr. Scarface”)

Italia, 1976

Director: Fernando Di Leo

Género: gangsters, acción, comedia

Guión: Fernando Di Leo, Peter Berling

Intérpretes: Jack Palance (Scarface Manzari), Al Cliver (Rick), Harry Baer (Tony)

Música: Luis E. Bacalov

Argumento

Nos introduce al film una secuencia de carácter onírico y ralentizado, donde vemos a un individuo que asesina a otro en una casa en presencia de un niño (que suponemos es el hijo de la víctima). No hay diálogos y las imágenes están acompañadas por una música que subraya la tensión y la angustia de la escena. El asesino es un personaje inquietante con el rostro marcado por una cicatriz. El chico, que estaba en la cama y ha sido testigo del asesinato de su padre, se levanta, toma la pistola que el criminal ha dejado sobre la mesa y le dispara. Pero ya no había balas. El asesino golpea al muchacho y se marcha.

Tras ese preámbulo y los títulos de crédito comienza la historia: Estamos en Roma en 1976. Tony se desempeña como cobrador para una banda de extorsionistas, dedicándose a recolectar semanalmente el dinero de “protección” a comerciantes de la zona. Recorre Roma en un llamativo y extraño descapotable todoterreno y a los que no quieren o pueden pagar les hace “cobrar” a base de golpes. Es un buen luchador curtido en innumerables peleas callejeras.

https://i2.wp.com/www.cinerunner.com/wp-content/uploads/2014/01/I-padroni-della-citta-CC-80-Pumga-GT.jpg

Tony (Harry Baer) al volante, Ric (Al Cliver) en el asiento de copiloto y Vincenzo Napoli (Vittorio Caprioli) detrás.

Tony trabaja para la banda de Luigi, quien tiene sus oficinas en unas salas de billar. El cobrador está cansado de desempeñar siempre la misma tarea, y piensa que no es posible ganar mucho dinero de ese modo. Además, una nueva organización más violenta y peligrosa está comenzando a hacerles la competencia: Se trata del grupo dirigido por un siniestro individuo apodado “Lo Sfregiato” (El Cicatrizado).

Luigi se siente amenazado ante el apogeo de esa otra banda y presiente que sus negocios serán absorbidos por sus rivales. Lo Sfregiato está subiendo como la espuma, y su cuartel general no está en una vulgar y mugrienta sala de billar subterránea, sino en el rascacielos de su empresa. El grupo de Luigi se encuentra además fracturado por divisiones internas: El pendenciero Beppe detesta a Tony, ambos se pelean con frecuencia. Tony tiene pocos amigos dentro de la banda. Entre ellos se cuenta el ya maduro Vincenzo Napoli, una especie de consigliere de Luigi.

En una ocasión, el Cicatrizado acude con sus guardaespaldas a los billares de Tony para hacer una demostración de poder. Con la excusa de participar en un juego de cartas busca marcar su territorio. Pero Ric, uno de sus hombres, pierde en el juego. Indignado porque, a su juicio, uno de los suyos ha hecho el ridículo ante los rivales, el Cicatrizado lo expulsa de su banda y a la salida de los billares ordena a sus matones que le den una paliza. Tony encuentra al demacrado Ric y lo lleva a su casa. Ambos se hacen amigos, y comienzan a planear un golpe contra el Cicatrizado.

https://i1.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/GALLERYXL/PA/01299602.JPG

Ric (Al Cliver) siendo vapuleado por los hombres del Caracortada

Tony y un actor, disfrazados con uniformes de la guardia de finanzas, acuden una mañana al edificio donde la está la sede de la empresa-tapadera del Cicatrizado Manzari. Éste todavía no se encuentra allí, pero los dos registran las oficinas diciendo que tienen que controlar los libros de contabilidad… saben que los hombres del Cicatrizado van a tratar de sobornarles, y efectivamente así sucede. Uno de los secretarios de Manzari les da 10 millones de liras, y los dos “guardias de finanzas” se marchan con el dinero.

Tony entrega tres millones a su jefe Luigi. El hasta ahora recolector de “dinero de protección” está convencido de que la idea de hacerse pasar por controladores financieros para cobrar sobornos de empresarios corruptos es una genial idea, mucho mejor que lo que estaba haciendo hasta ahora, y se propone implementarla a gran escala. Pero grandes contratiempos se avecinan: El Cicatrizado ha descubierto el engaño, y responsabiliza directamente a Luigi. Éste sabe que está acabado, y huye de la ciudad. Cuando los hombres del Cicatrizado llegan a los billares en busca del dinero, sólo encuentran a Beppe, y éste les da tres millones (la cantidad que Tony les había entregado). Beppe no sabía que la suma total ascendía a 10 millones de liras… Como siempre había sentido una profunda antipatía contra Tony, Beppe se decide a colaborar con Lo Sfregiato para localizar al astuto embaucador.

Tony, por su parte, también se está ocultando. Junto a Ric se esconde en casa de Napoli. Los tres sospechan que Luigi no va a volver y que Beppe, ahora compinchado con Manzari, ha tomado el control de la banda. Ahora los tres solos están en una trinchera en medio de la guerra que ha desencadenado contra ellos la temible organización de Lo Sfregiato.

https://i2.wp.com/www.orizzontidigloria.com/uploads/7/8/6/3/7863172/4541843_orig.jpg

Jack Palance como “Scarface” Manzari.

Comentario

Teniendo en cuenta el altísimo nivel de la casi siempre brillante filmografía de Fernando Di Leo, ésta “I padroni della città” a.k.a. “Mr. Scarface” se encuentra entre sus propuestas más flojas (junto a “La espía se desnuda”, comedia sexy con toques de slapstick rodada el año anterior y con una ya madurita Ursula Andress como protagonista).

La escena inicial cobra sentido hacia el final de la película, cuando descubrimos que el niño cuyo padre fue asesinado por “Lo Sfregiato” no es otro que Ric; quien se había introducido en su organización con el fin de ajustarle las cuentas. Ric prepara una trampa al Cicatrizado, atrayéndole hasta el lugar donde éste mató a su padre 16 años antes… Pero lógicamente, el jefe criminal no acude solo a la cita, sino con una docena de guardaespaldas. Ric, Tony y Napoli, parapetados en los techos de las naves y almacenes en ese abandonado polígono industrial, tratarán de eliminar al Cicatrizado y sus esbirros, en unas escenas de acción y tiroteos que recuerdan bastante a las que grabó Enzo G. Castellari para el tercer acto de su “Il Grande Racket” (también de 1976).

“I padroni della città” incluye un sutil tono cómico, sobre todo con el personaje de Napoli (interpretado por Vittorio Caprioli, a quien vimos en el rol de comisario en “La città sconvolta: caccia spietata ai rapitori” a.k.a. “Kidnap Syndicate”, también de Di Leo y rodada el año anterior). Además, durante las peleas, el protagonista Tony (Harry Baer) exhibe un particular sentido del humor haciendo bromas y comentarios “graciosos” al estilo de Spiderman (los que estén familiarizados con los comics del trepamuros sabrán a qué me refiero…) Ese tono tan desenfadado de la película, que por momentos parece que no se toma demasiado en serio a sí misma, la aleja de las excelentes obras de su director como “Milano Calibro 9” (1972) o “Il Boss” (1973). La banda sonora, como en muchos de los films de Di Leo, fue compuesta por Luis E. Bacalov.

https://i1.wp.com/www.cinerunner.com/wp-content/uploads/2014/01/I-padroni-della-citta-CC-80-Adescamento.jpg

El protagonista Tony (Harry Baer) con una prostituta

En ésta ocasión (cosa rara en Di Leo) los personajes femeninos no aportan nada a la trama; son unas prostitutas que no intervienen en el desarrollo de los acontecimientos y que tienen un mero carácter de comparsa.

El actor que encarna a Beppe es Enzo Pulcrano, a quien conocemos por haber visto en el polizziesco “La banda Vallanzasca” (Mario Bianchi, 1977).

El rubio Ric está interpretado por Al Cliver (nombre real Pierluigi Conti), quien participa en las fulcianas “Zombi 2” (1979) o “L´Aldilà” / “The Beyond” (1981).

Jack Palance (alias fílmico de Vladimir Palahniuk) realiza una buen trabajo poniéndose en la piel del villano “Scarface” Manzari – Aunque éste “Caracortada” no tenga nada que ver con el Tony Montana que llegaría en 1983 de la mano de Brian De Palma.

FHP, agosto de 2015

Anuncios

One thought on “Mister Scarface – Fernando Di Leo, 1976

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s