La Piovra III – Capítulo 3

https://i0.wp.com/www.vicolostretto.net/immagini/Piovra8.jpg

Nicola Antinari (Alain Cuny) con el abogado Terrasini (Francois Périer). Al fondo Tano Cariddi (Remo Girone)

La Piovra III

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1987

 Director: Luigi Perelli

Guión: Elio De Concini, Sandro Petraglia, Stefano Rulli

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Giuliana De Sio (Giulia Antinari), Alain Cuny (Nicola Antinari), Francisco Rabal (Abate Lovani), Remo Girone (Tano Cariddi), Pierre Vaneck (Carlo Antinari), Paul Guers (Gianfranco Laudeo), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Francois Périer (Abogado Terrasini), Alice de Giuseppe (Greta Antinari) Adalberto Maria Merli (Dino Alessi)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

La viuda de Viviani sabía que su marido padecía una enfermedad mortal. Está dispuesta a cobrar el seguro de vida de su esposo, pero además quiere colaborar para lograr la encarcelación de sus asesinos. Por su parte, el dueño de los seguros Mondiale ha descubierto que han desaparecido los documentos relativos a Viviani, y amenaza a aquellos que ordenaron la muerte de Laudeo de hablar con las autoridades, pues no quiere estar involucrado en un asunto de asesinato.

Esa misma noche, el jefe de la aseguradora se precipita a la calle desde la ventana de sus oficinas e impacta contra el suelo muriendo en el acto. Alguien toca al timbre de la viuda de Viviani y cuando ésta se dirige a la puerta y pone la mano en el pomo es electrocutada.

El juez hace llamar a Cattani y le muestra los cadáveres, tras lo cual anuncia que se retira. Mientras tanto, Alessi presiona a Antinari: Éste debe firmar unos documentos autorizando que su banco preste cobertura financiera al tráfico de armas que Antinari y sus aliados manejan. El HSBC de Hong Kong también se encuentra involucrado.

Yfter y Alessi tienen el poder para hacer que la banca Antinari quiebre, revelando las especulaciones que realizó en el pasado. Antinari a su vez también le dice a Alessi que él tiene pruebas para hundirlo. “Si yo me hundo, nos hundimos los dos” responde su “hombre de confianza” (que además se acuesta con su mujer).

Cattani y Giulia se convierten en amantes. Pero a Corrado lo vigilan constantemente.

Antinari siente remordimientos al considerarse responsable de las guerras y hambrunas que suceden en ciertos lugares del mundo como consecuencia de sus turbios negocios. (“Gente sin escrúpulos y sin fronteras”  como se dice en el reportaje que el millonario ve por televisión). Él en realidad nunca quiso ser banquero, tomó el cargo por influencia de su padre. Es un hombre muy infeliz. Intenta suicidarse tomando una alta dosis de barbitúricos, pero es salvado a tiempo por el médico. Su hija Giulia, que se encontraba junto a Corrado, acude de inmediato. Cattani la acompaña. Éste observa sobre el escritorio del banquero un sobre donde está escrito “Para Anna” (su mujer). Se trata de una “carta de despedida”, Cattani la lee y comprueba que Antinari trataba de alertar a su esposa y familia sobre el pérfido Alessi. En el sobre hay incluída una llave, de una caja de seguridad donde se guardan pruebas de los negocios sucios de Alessi.

Cattani parte en busca de esas pruebas, mientras los hombres de Alessi le siguen a distancia prudencial vigilándole sin cesar.

Entretanto, Antinari se va recuperando y comprueba que el sobre ha desaparecido. Su esposa asegura no haberlo visto, y Antinari está seguro de que lo ha tenido que coger Alessi. De inmediato el banquero decide ir a visitar a su padre, que vive retirado en otra ciudad.

Cattani lleva las pruebas halladas al cuartel general de Bert. Observan las fotos, donde aparecen Alessi, Laudeo y otros rostros desconocidos, de personajes siniestros y aún más poderosos… Pero el lugar es atacado de repente. Sicarios armados con ametralladoras disparan a todo lo que se mueve. Todos los agentes de la DEA incluído Bert mueren en el tiroteo. Sólo Cattani logra escapar, aunque sin poner en seguridad las pruebas. Los hombres de Alessi, que llegaron hasta allí por haber seguido a Cattani, encuentran las fotos que revelaban los negocios ilícitos del “amigo” de Antinari.

Perseguido, Cattani mata a uno de los criminales. Después regresa al monasterio de nuevo en busca de paz interior. „Soy portador de Muerte“ „Allá a donde vaya llegan conmigo los problemas“. Y sobre sus enemigos, cuando el cura le pregunta quiénes son “ellos”, responde: “Tienen muchas caras, pero para mí solo son una cosa: el Mal”.

Terrasini sale de prisión. Una joven llamada Rosaria y un chófer acuden a recogerlo a las puertas de la cárcel.

Antinari va a ver a su padre, un hombre maquiavélico y sin escrúpulos que se da cuenta de que su hijo es demasiado sentimental para el duro mundo de los negocios… El banquero decide retirarse, y el viejo le recomienda que se marche a descansar a cierta ciudad. “No me traicionarás, ¿verdad papá?”.

(Continuará)

FHP, 2015

 

Anuncios

One thought on “La Piovra III – Capítulo 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s