La Piovra II – Capítulo 6

https://i2.wp.com/albshow.altervista.org/Portal/wp-content/uploads/2014/02/l_185815_04d09546.jpg

La Piovra II 

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1985

 Director: Florestano Vancini

Guión: Ennio De Concini, Odile Barski

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Nicole Janet (Else Cattani), Cariddi Nardulli (Paola Cattani), Jacques Dacqmine (Sebastiano Cannito), Francois Périer (Abogado Terrasini), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Paul Guers (Prof. Gianfranco Laudeo), Martin Balsam (Frank Carrisi), Daniel Ceccaldi (Nicola Sorbi), Sergio Fantoni (Coronel Ferretti), Geoffrey Copleston (Ravanusa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo sucdedido en el capítulo anterior

Capítulo 6

La viuda de Cannito le entrega a Cattani un maletín, donde el jefe de los servicios secretos guardaba (a modo de “comodín”) los datos confidenciales y comprometedores sobre sus socios. De igual manera que ellos tenían pruebas de su corrupción, también él poseía documentos que atestiguaban los negocios sucios y las tramas en las que Terrasini, Laudeo y los demás estaban implicados.

Terrasini y Carrisi deciden cancelar por el momento el negocio. El banquero Sorbi se opone, porque ello supondría que tendría que devolverles a sus socios los millones de dólares que había recibido para la inversión. Se abre por tanto una nueva brecha entre Sorbi y los demás.

Entre los documentos que se hallaban en el maletín de Cannito, Cattani encuentra una lista codificada, con los nombres en clave de los socios de la “Itala”, la organización (masónica) de Laudeo (una clara alusión a la P2). Cattani revela la existencia de esa lista al editor de un importante diario. Cuando Laudeo se entera de ésto, intenta impedir que se publique en los periódicos la noticia sobre la lista, pero no puede impedirlo pese a tener a sus hombres infiltrados en los medios de prensa. Entonces abandona a sus socios y se marcha del país.

Antes de darse a la fuga, Laudeo vende a Sorbi por 5 millones de dólares “la pieza más preciada” de su colección, un disquette que contiene la clave para descodificar la lista de nombres de los socios. Sorbi pretende así tener un “as en la manga” contra sus antiguos aliados, quienes le reclaman un dinero que él no está dispuesto a devolver.

Cattani, que vigila constantemente a los jefes de la trama, visita a Laudeo en su hotel poco después de que éste ha vendido el código a Sorbi. Ha llegado demasiado tarde. Tanto Cattani como Terrasini quieren conseguir la clave a toda costa: Cattani para desbaratar la conspiración y Terrasini para protegerla. Los dos saben que ahora está en poder de Sorbi. Éste también ha huído, marchándose en avioneta a Suiza.

La lista, aunque encriptada, es publicada y estalla un enorme escándalo mediático. Se revuelven las cloacas del estado y parece seguro que rodarán cabezas.

Cattani vigila la villa Sorbi, y ve que Alice, la joven amante de éste, deja precipitadamente la casa y se dirige a la estación de trenes. La sigue, y monta en el mismo tren que ella. Al día siguiente llegan a Ginebra, y Cattani aborda a Sorbi, forzándole a entregarle el disquette. Si no lo hace podría avisar a Terrasini revelándole su presencia en Ginebra. Sorbi piensa que Cattani trabaja para alguien, o que quiere dinero. No entiende su auténtica motivación, su idealismo.

Los dos, junto con Alice, comienzan a descifrar la lista. En la casa suena el teléfono y nadie contesta al otro lado. Se supone que nadie sabía que él estaba allí… Cattani les recomienda que se marchen de esa casa de inmediato, y él mismo también se va (con el disquette en su poder). Pocos minutos después llega un comando de sicarios a la villa, pero ya no hay nadie allí.

Terrasini va a la casa de Else en Suiza. No es una agradable sorpresa para ella… Corrado se encuentra allí también. Con él quería hablar Terrasini, convencerle (por las buenas o por las malas) de que le entregue la clave… Pero Cattani responde que no lo hará. Y que ya ha proporcionado la lista con los nombres descifrados a los medios para su publicación. Terrasini parece derrotado, pero mantiene el aplomo y repone que él y los suyos podrían contraatacar diciendo que la lista es falsa, pues todo depende de quien controla los medios, y por lo tanto la opinión pública.

Poco después, Cattani y su esposa Else, que estaban tratando de volver a vivir juntos, sufren un atentado. Un asesino a sueldo les dispara. Mientras que Corrado es herido, Else pierde fatalmente la vida.

Se celebra un juicio contra Terrasini y los demás implicados donde Corrado Cattani declara como testigo…

(Fin de la Segunda Temporada – Continuará en “La Piovra III”)

FHP, 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s