La Piovra II – Capítulo 5

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/00d3c-vlcsnap-2010-03-11-12h26m11s1.png?w=700

El periodista Alvaro Maurilli (Victor Cavallo)

La Piovra II 

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1985

 Director: Florestano Vancini

Guión: Ennio De Concini, Odile Barski

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Nicole Janet (Else Cattani), Cariddi Nardulli (Paola Cattani), Jacques Dacqmine (Sebastano Cannito), Francois Périer (Abogado Terrasini), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Paul Guers (Prof. Gianfranco Laudeo), Martin Balsam (Frank Carrisi), Daniel Ceccaldi (Nicola Sorbi), Sergio Fantoni (Coronel Ferretti), Geoffrey Copleston (Ravanusa)

Música: Riz Ortolani

Aquí puede leerse lo sucdedido en el capítulo anterior

Capítulo 5

Cattani le entrega a Terrasini los informes sobre el pasado oscuro de Cannito: Corrupción, tráfico de armas, desvío de fondos a bancos suizos… Terrasini le retribuye con un paquete repleto de billetes. Cattani acude a una iglesia y dona todo ese dinero al cura sin dar mayores explicaciones, pues no está dispuesto a aceptar dinero negro.

Terrasini a su vez le entrega al periodista Maurilli los informes sobre Cannito para que los publique. Cannito descubre que esas informaciones están a punto de salir a la luz y se lo comunica a su socio Laudeo. Éste sospecha que Maurilli está involucrado en el asunto y va a buscarlo. Presionándolo logra hacerle confesar que había sido contratado por Terrasini y los demás del bando siculo-americano. Laudeo consigue persuadir al periodista de que se pase a su facción, informándole de los movimientos de sus rivales.

Así, Maurilli emprende un peligroso juego a dos bandos, al igual que Cattani.

La imprenta donde está a punto de elaborarse la edición de la revista que busca desenmascarar a Cannito sufre un atentado con bomba. Todas las máquinas son destrozadas. Maurilli teme que sospechen que él ha hablado, y por ello, en lugar de huir (lo que corroboraría su complicidad) acude a la villa de Sorbi, donde está teniendo lugar una fiesta (en la que además de los grandes jefes también se encuentra Cattani).

Maurilli le cuenta a Sorbi lo que ha sucedido, y éste le da la noticia de la voladura de la imprenta a sus socios Terrasini y Carrisi. Terrasini sabe que alguien ha tenido que irse de la lengua: O Maurilli o Cattani. Hace que Carrisi se quede, con la excusa de una partida de poker, mientras ordena que varios de sus matones “acompañen” en su coche a Maurilli… En un descampado le propinan una brutal paliza al reportero con el fin de hacerle hablar. Antes de morir confiesa que efectivamente le había estado pasando información a Laudeo.

Con la confirmación de la culpabilidad de Maurilli, Terrasini da por concluída la partida de poker que había servido como pretexto para mantener en la villa a Cattani. Éste intuía que le retenían allí por algún motivo, como le cuenta a la condesa Olga.

Cannito descubre lo sucedido y sospecha que hay una conexión entre el atentado contra la imprenta y el asesinato del periodista. Trata de contactar a Laudeo, quien siempre está ausente. Entonces hace que venga Cattani a su oficina. Éste, una vez más, le aconseja que dimita. Y más adelante, porque ya no tiene nada que perder, le dice que fue él quien le pasó a Terrasini la información confidencial en su contra. Cannito está acabado.

Laudeo y su “asociación” (la masonería, aunque nunca se mencione explícitamente) se ponen del lado de los siculo-americanos, la alianza Terrasini-Carrisi.

Cannito ha decidido dimitir, y llama a Cattani a su casa para comunicárselo. Allí, el ex-comisario trata de hacer hablar a su alcoholizado y hundido ex-jefe… Pero éste no confiesa estar detrás del secuestro de su hija, tan solo confiesa haber mantenido un silencio cómplice… y relata cómo se embarcó en una espiral de corrupción y crimen por su adicción al poder.

Esa noche, cuando Cattani se ha ido y tras telefonear con su esposa para despedirse de ella, Cannito se suicida pegándose un tiro.

Cattani le dice a Olga que eso solo es el principio, y que está dispuesto a ir hasta el fondo: Irá a por Laudeo, Terrasini, Carrisi, y los demás. También admite Cattani a su amante que la utilizó para estar al tanto de los movimientos de los socios de ésta.

(Continuará)

FHP, 2015

 

Anuncios

One thought on “La Piovra II – Capítulo 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s