Rómulo y Remo – Sergio Corbucci, 1961

https://i1.wp.com/www.ivid.it/fotogallery/imagesearch/images/romolo_e_remo_steve_reeves_sergio_corbucci_010_jpg_ynep.jpg

Romolo e Remo

Italia, 1961

Director: Sergio Corbucci

Género: Peplum

Guión: Sergio Corbucci, Sergio Leone, Ennio De Concini, Duccio Tessari

Intérpretes: Steve Reeves (Rómulo), Gordon Scott (Remo), Virna Lisi (Julia)

Música: Fabio Frizzi

Argumento

Dos bebés en el interior de un canasto son depositados en un río por su madre, que parece estar huyendo de alguien. La corriente se los lleva a tiempo, antes de que los perseguidores alcancen a la mujer. El canasto con los niños navega a la deriva por el río hasta llegar a una orilla, donde una loba recoge a los pequeños. Ésta se hace cargo de ellos como si fueran cachorros suyos. Pero un día, un pastor mata a la loba y encuentra a los dos hermanos, llevándoselos con él y criándolos como sus hijos: Los niños crecerán hasta convertirse en los legendarios Rómulo (Steve Reeves) y Remo (Gordon Scott).

Rómulo y Remo viven como pastores en la comarca itálica de Alba Longa, regida por el despótico rey Amulio. Las arbitrariedades de ese monarca se hacen cada vez más insoportables para el pueblo humilde. Los dos hermanos comienzan a gestar una rebelión para deponer al tirano.

En Alba Longa se celebran por aquellos días las fiestas en honor del dios Pan. A esos eventos ha sido invitada Julia, la hija del rey de los sabinos, quien está por casarse con Curzio, el designado sucesor de Amulio. Rómulo y Remo acuden a presenciar los festejos. El apuesto Rómulo se fija de inmediato en la bella Julia, y decide que la hermosa princesa deberá ser suya.

Los hermanos planean robar los caballos del tirano Amulio durante unas carreras que están por tener lugar en el marco de las festividades del dios Pan. Rómulo participa en esas carreras para distraer a los soldados, mientras que Remo y los demás se hacen con los equinos. En medio del caos que estalla después, Rómulo toma a Julia y se la lleva consigo. La princesa sabina hace como que se resiste, pero en realidad también ella se siente atraída por el forzudo pastor. Sin embargo, a Remo no le parece bien que su hermano haya raptado a la princesa, pues eso puede poner contra ellos también al vecino reino de los sabinos.

Curzio y sus hombres buscan a Julia y localizan la choza donde la joven se encuentra junto a Rómulo. Éste es reducido por los soldados y Curzio se dispone a ensartarlo con su espada, pero Julia le ruega que la vida le sea perdonada, y que sea el rey Amulio quien decida su suerte. Así, Rómulo es llevado preso a Alba Longa, donde será torturado en una mazmorra. Amulio tratará sin éxito de hacerle hablar para que revele el paredero de sus caballos y el lugar donde se ocultan sus cómplices.

La vestal Rea Silvia observa a través de una ventana cómo martirizan al fornido joven. Amargas lágrimas brotan de sus ojos: Pues ella ha reconocido a Rómulo como uno de sus hijos, uno de los dos bebés que depositó hace años en el río. Al estar Rea Silvia consagrada como sacerdotisa a la diosa Vesta, le estaba vetado conocer varón y tener descendencia. Pero el padre de Rómulo y Remo, aquel que engendró en el vientre de la vestal la simiente de la vida, no era un mortal sino un dios. En su juventud, Rea Silvia fue pretendida por el tirano Amulio, pero ella prefirió consagrarse a Vesta para evitar casarse con él.

Durante la huída con los caballos robados, el pastor que recogió a los hermanos de la madriguera de los lobos (y al que Rómulo y Remo consideran su padre) es herido por una flecha envenenada. Agonizante, el hombre expone a Remo la verdad, haciéndole saber antes de expirar que no es él su auténtico progenitor.

En ausencia de su hermano, el iracundo Remo toma la determinación de convertirse en el líder de la tribu. Él considera su derecho indiscutible comandar la rebelión contra el despótico régimen de Amulio. Es el suyo un auténtico espíritu de caudillo guerrero. Remo y los suyos se disponen a liberar a Rómulo y parten rumbo a Alba Longa. Allí va a tener lugar la ejecución pública del reo, para conmoción y congoja de su madre rea Silvia y la princesa Julia. El malherido Rómulo es dejado en la arena junto a un hambriento oso, para regocijo del público ansioso de presenciar un sagriento espectáculo. Pero ante la estupefacción de todos, Rómulo vence a la bestia. Rea Silvia aprovecha para interceder por la vida de su hijo, pero en un ataque de furia el tirano Amulio la apuñala sin contemplaciones. En ese momento hacen su aparición Remo y los demás, que liquidan al déspota e inician una feroz batalla contra sus tropas. Alba Longa arde. Julia decide por voluntad propia irse con Rómulo, pues no ama a Curzio, el general con el que su padre la había prometido.

Rea Silvia, que ha sido herida por el tirano, muere en brazos de sus dos hijos, no sin antes explicarles que descienden del troyano Eneas, y que son de linaje divino. La vestal les revela la profecía según la cual ellos están destinados a fundar “entre siete colinas” y “más allá de la Montaña de Fuego” una gran ciudad que extenderá sus dominios por el orbe, una ciudad eterna…

Tras enterarse de la defenestración de Amulio y el “secuestro” de su hija, el rey sabino comienza a perseguir encarnizadamente a los rebeldes, asesorado por Curzio.

Al mismo tiempo, comieza una rivalidad fratricida entre Rómulo y Remo, que podría tornarse contraproducente para la causa común de establecer un reino de justicia en la península itálica. El impulsivo y vehemente Remo quiere ser a toda costa el único líder de la tribu. Pero los auspicios de los dioses han decidido que el jefe sea Rómulo, de carácter más tranquilo y pacífico. Para evitar nuevas peleas y confrontaciones, la tribu decide separarse en dos bandos comprometidos a apoyarse y colaborar mutuamente; cada uno de esos grupos dirigido por uno de los dos hermanos.

Entretanto, el rey sabino padre de Julia, acompañado por Curzio, el designado sucesor de Amulio (ambos a la cabeza de un vasto ejército), va pisándoles los talones a los rebeldes liderados por Rómulo y Remo…

Comentario

Éste peplum histórico-mítico narra la leyenda de los hermanos Rómulo y Remo y la fundación de Roma, la ciudad eterna. Los dos héroes están interpretados por los norteamericanos Steve Reeves (culturista protagonista de películas sobre Hércules) y Gordon Scott (actor que dió vida al selvático Tarzán y al griego Maciste en varias ocasiones). Condenados al ostracismo por Hollywood, ambos actores estadounidenses residieron durante años en Italia, participando habitualmente en la industria cinematográfica del país transalpino.

Director de éste épico peplum es el gran Sergio Corbucci, realizador ese mismo año de 1961 de la interesantíma “Maciste contro il vampiro” (que cuenta también con Gordon Scott). El romano Corbucci alcanzaría la fama unos años después dirigiendo excelentes italo-westerns (como su tocayo y paisano Sergio Leone).

Sergio Leone (quien también dirigió en sus comienzos algún que otro peplum), participó en el guión de ésta película, escribiendo los diálogos. Una bellísima Virna Lisi interpreta a la princesa sabina Julia.

FHP, 2015

 

Anuncios

One thought on “Rómulo y Remo – Sergio Corbucci, 1961

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s