Thor, el Conquistador – Tonino Ricci, 1983

https://i2.wp.com/assets.cdn.moviepilot.de/assets/store/981b09264bcc29826cc4770357711d027d7ddd5ccc41f0d2214fa7309be8/Thor_-_Der_unbesiegbare_Barbar.jpg

Thor il conquistatore

Italia, 1983

Director: Tonino Ricci

Género: Espada y brujería

Guión: Tito Carpi

Intérpretes: Bruno Minniti (Thor), Maria Romano (Ina)

Música: Fabio Frizzi

 

Argumento

En una época primitiva y salvaje, una pareja espera en el bosque el nacimiento de su primer hijo. Poco después de la llegada al mundo del pequeño, en una especie de complejo megalítico, la familia es atacada por el malvado Gnut, líder de una tribu enemiga. El hombre combate incansablemente a los secuaces del invasor, pero finalmente sucumbe ante un segundo flechazo disparado por el arco de Gnut, que le atraviesa el cuello. Acto seguido, su desvalida esposa es asesinada. La escena es contemplada desde la rama de un árbol por un búho. El recién nacido había sido alcanzado por una flecha, pero logra sobrevivir…

Años después, el bebé se ha convertido en un joven guerrero: El atlético y melenudo Thor. El “búho”, que es en realidad un mago capaz de transformarse, ha sido su tutor durante todo éste tiempo. Etna, que así se llama el excéntrico chamán, ha enseñado a su ahijado los secretos de la vida y de la muerte, le ha instruído en las artes del combate y en la veneración del supremo dios Teisha. Ahora, una vez alcanzada la edad adulta y el dominio de las armas, Thor deberá recuperar la espada mágica de su padre, robada por Gnut, y encontrar unas semillas de procedencia divina denominadas “la simiente de la vida”. Etna le comunica a su pupilo que una vez vengada la muerte de su padre, Thor está predestinado según ancestrales profecías a convertirse en un gran líder.

Poco después, Thor y el chamán son testigos de un festín caníbal, donde los antropófagos devoran a uno de los prisioneros. Entre los cautivos de los salvajes se encuentra también una mujer, que llama poderosamente la atención de Thor. Hasta ese momento, él todavía no había visto a ninguna. Etna y Thor intervienen, derrotan a los caníbales y rescatan a la mujer. Con ella, Thor tendrá su primera experiencia sexual. Pero no durará demasiado el idilio, pues su rubia compañera pierde la vida tras el ataque de otra tribu de salvajes, en el interior de una cueva.

La siguiente adversidad a la que Thor se debe enfrentar es a la embestida de un feroz trío de “vírgenes guerreras”. El héroe las vence, y toma por mujer a la superviviente, llamada Ina. Ésta primero se le resiste, pero más tarde, cuando Thor es hecho prisionero por una nueva tribu de caníbales, decide liberarlo y permanecer junto a él. Thor ha sido crucificado horizontalmente por sus captores, pero con la ayuda de Ina consigue escapar, no sin antes tomar “la simiente de la vida”, que la tribu custodiaba.

Más adelante, estando Ina ya embarazada, Thor derrota a un caudillo salvaje y sus súbditos deciden proclamarlo como nuevo jefe. Pero el pueblo que ahora Thor comanda está compuesto por gentes pacíficas, cazadores y pescadores que ignoran las técnicas de lucha y el manejo de las armas, que no saben combatir y que carecen de experiencia en las artes de la guerra. Thor será el encargado de enseñarles a luchar, para que puedan defenderse de las incursiones del enemigo.

El malvado Gnut, con algunas canas más, sigue al acecho después de todos esos años. Thor traza, con la ayuda de su astuta esposa, un plan para repeler la agresión de Gnut y sus esbirros. Pero éstos logran apresar a Thor, y lo ciegan chamuscándole los ojos. Habiendo perdido la facultad de la visión, el maltrecho héroe vaga por los bosques solo y se refugia en una cueva… Allí su protector Etna acude en su ayuda, transformando en serpiente una espada. Thor extrae el veneno del reptil, lo mezcla con barro y se unta el ungüento en los ojos, recuperando así la visión. Ahora partirá para rescatar a Ina, vengarse de Gnut y recuperar la espada mágica de su linaje.

Comentario

Éste desconocido (y desconcertante) film es generalmente considerado por los aficionados a la serie B como el peor barbarian-exploitation de los muchos que se rodaron en Italia en la primera mitad de los ochenta. Si bien es cierto que las limitaciones presupuestarias son más que evidentes en éste paupérrimo subproducto inspirado en Conan, hay que reconocer que “Thor il conquistatore” posee un extraño encanto; encanto que irradia precisamente de su primitivo minimalismo: Prácticamente toda la película fue rodada en un bosque, exceptuando las escenas de las cuevas, renunciando así casi por completo a cualquier tipo de decorados. Las únicas “construcciones” que pueden observarse son unas pocas rudimentarias chozas, que componen el poblado de la tribu que comanda Thor. Las espadas y el resto de las armas parecen hechas de cartón-piedra, así como los “megalitos”, “dólmenes”  y “túmulos” que pueden apreciarse en la escena inicial. El bastón del chamán está decorado por un cráneo de plástico. Lo que las “vírgenes guerreras” llevan en la cabeza a modo de cascos son cestos de mimbre. Tiene mérito hacer una película con una tan atroz falta de medios (y con tanta cara dura).

El argumento es más bien estereotípico, característico de las historias de héroes bárbaros, pero pese a ello el film consigue enganchar al espectador. Ésta menospreciada producción, relegada al ostracismo hasta por los seguidores de la serie B y la exploitation, debe ser reivindicada como una pequeña perla del infracine más casposo. Tiene numerosos momentos memorables (por provocar involuntariamente la hilaridad).

El director Tonino Ricci (que por motivos de marketing firma como “Anthony Richmond”)  es un completo desconocido incluso para los aficionados al subgénero, así como la mayoría los actores que intervienen en ésta bizarra y extrañamente fascinante película (Bruno Minniti en el papel de Thor y Maria Romano como Ina). Sólo Raf Baldassarre, que interpreta a Gnut, había participado antes (si bien como secundario) en una película de nivel: “Il grande silenzio”, de Sergio Corbucci.

Es difícil comparar “Thor il conquistatore” con cualquiera de las películas italianas de bárbaros que proliferaron en aquellos años. Quizás, lo más similar a lo que se la pueda parangonar sea su contraparte ibérico “Tunka el guerrero”, o la nunca rodada “Tronak el kárbaro” ficticio film del excelente comic de Superlópez “La gran superproducción”.

FHP, 2015

Anuncios

2 thoughts on “Thor, el Conquistador – Tonino Ricci, 1983

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s