Gishiki (a.k.a. “The Ceremony”) – Nagisa Oshima

https://i2.wp.com/thumbnail.image.rakuten.co.jp/@0_mall/r-mediashop/cabinet/tana150/150-330.jpg

Gishiki (a.k.a. “The Ceremony”)

Japón, 1971

Director: Nagisa Oshima

Género: Drama

Guión: Mamoru Sasaki

Intérpretes: Kenzo Kawarasaki (Masuo), Atsuko Kaku (Ritsuko), Atsuo Nakamura (Terumichi)

Música: Toru Takemitsu

 

Argumento

A través de diversos diálogos y flashbacks vamos conociendo la historia de la familia Sakurada, un clan de la alta sociedad japonesa que tras la derrota de 1945 trata de salir adelante. La historia, que no es lineal sino que es presentada mediante saltos temporales, tiene como principal protagonista al ingenuo y sufrido Masuo, nacido en el Manchukuo (la porción de Manchuria ocupada por el Imperio Japonés). Su padre se suicidó en enero de 1946, cuando el Emperador Hiro-Hito (el Showa-Tenno) abdicó de su divinidad como consecuencia de la debacle bélica y por presión de los vencedores aliados. Masuo y su madre se ven obligados a abandonar Manchukuo tras la entrada de las tropas soviéticas, y deben regresar a Japón, con el resto de la familia.

Los Sakurada son un clan muy tradicional encabezado por el patriarca, abuelo de Masuo. El funcionamiento de la familia es sumamente rígido. El abuelo tiene una personalidad autoritaria e inflexible. Trata asimismo de fomentar la endogamia, de modo que parientes se casen entre ellos para que el linaje no sea corrompido por elementos foráneos. Masuo pronto se siente atraído por su joven tía, y poco después por su prima Ritsuko. Son los tiempos de la posguerra y el Japón comienza a americanizarse. El “base-ball” se pone de moda, y Masuo es un empedernido aficionado de ese deporte importado por los ocupantes. Pero cuando fallece su madre sin estar él presente, decide abandonar su prometedora carrera de beisbolista y quema su bate y sus ropas (a excepción de su guante) en una simbólica ruptura con su pasado. Debido a la endogamia promovida durante generaciones entre los Sakurada, en realidad no está completamente claro qué parentesco hay exactamente entre los miembros del clan. Masuo y su prima Ritsuko (que se sienten mutuamente atraídos) comienzan a sospechar que posiblemente son hermanos…

Comentario

Éste largometraje del aclamado Nagisa Oshima pone a la familia Sakurada como ilustrativo ejemplo de un aristocrático clan nipón venido a menos en los turbulentos años de la posguerra; una familia plagada de tribulaciones, enmadejados líos e incestuosas sordideces. Busca ser una crítica no exenta de cierto humor ácido y mordaz contra la sociedad japonesa moderna, aferrada muchas veces de manera hipócrita a ciertos valores de carácter anacronístico.

Oshima quiere caricaturizar el tradicionalismo japonés, acercándose a ciertas corrientes “progres” bastante en boga en aquellos años también en su país. Cuando el Japón comenzaba a modernizarse a pasos agigantados, aún había familias (como los Sakurada) que trataban de aferrarse al modelo ancestral, lo cual en “Gishiki” es sutilmente objeto de escarnio.

Más allá de sus planteamientos ideológicos un tanto “progres” y ligeramente “sesentayochistas”, que no son explícitos pero sí perceptibles, el film tiene una estructura interesante, buenos actores y buena fotografía. Pero peca de excesivo metraje, haciéndose lento y cansino en ocasiones, con sus más de dos horas.

FHP, 2015

Anuncios

One thought on “Gishiki (a.k.a. “The Ceremony”) – Nagisa Oshima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s