Napoli spara! – Mario Caiano, 1977

https://i1.wp.com/speed-cover.org/wp-content/uploads/2013/03/Napoli-spara-cover-locandina.jpg

Napoli spara!

Italia, 1977

Director: Mario Caiano

Género: Polizziesco, acción

Guión: Gianfranco Clerici, Vincenzo Mannino

Intérpretes: Leonard Mann (comisario Belli), Ida Galli (Lucia), Henry Silva (Santoro)

Música: Francesco De Masi

Argumento

El jóven e intrépido comisario Belli está destinado en Nápoles y se ha propuesto mandar tras las rejas al peligroso delincuente Santoro (Henry Silva). Éste se dedica con su banda a cometer numerosos desvalijamientos, violentos asaltos a bancos y al secuestro de vehículos que transportan dinero. Pero es difícil conseguir pruebas contra Santoro, ya que éste cuenta con importantes amistades en el seno de la Camorra. Es un protegido del poderoso Don Alfredo, el anciano jefe de la organización.

Belli trata inútilmente de compilar evidencias para poder arrestar a Santoro, mientras que al mismo tiempo intenta llevar por “el buen camino” al pequeño Gennarino, un avispado niño de la calle, un delincuente juvenil comparable al Vaquilla en España, que también es muy diestro al volante pese a su corta edad. El comisario le amenaza con llevarlo al reformatorio, pero el precoz maleante continúa haciendo de las suyas (“ayudando” a los coches a aparcar para luego robarles las ruedas, etc).

Aunque Santoro parece intocable, algo jugará en favor de Belli: El delincuente tiene muchos leales en la Camorra, pero igualmente no son pocos sus enemigos. Lo espectacular de sus robos y atracos no es bien visto por algunos camorristas, que prefieren operar de manera más discreta. Los adversarios de Santoro como Licata o Calise intentan eliminarlo, pero paradójicamente una intervención del comisario Belli evita que Santoro sea acribillado por los sicarios de sus rivales. Éste a su vez, en agradecimiento, le perdonará la vida a Belli en un futuro encuentro, cuando pudiendo haberlo matado decide no hacerlo. “Estamos en paz”. Pero ésto provocará suspicacias entre los superiores del comisario, que insinúan una colaboración entre ambos, lo cual para Belli resulta insultante, y decide más motivado que nunca capturar al prófugo camorrista.

El comisario ingenia un plan para sembrar aún más cizaña entre Santoro y sus oponentes: Junto a otros policías asaltan la villa de uno de los capos rivales mientras están allí jugando a la ruleta por grandes cantidades de dinero, haciéndose pasar por hombres de una banda enemiga. Quieren así dar la impresión de que el ataque lo ha ordenado Santoro.

Finalmente Belli logra detenerlo (con la colaboración del pequeño Gennarino, que aparece al volante de un coche en el momento más oportuno) y Santoro es enviado a prisión, donde (gracias a sus contactos) goza de privilegios y vive más cómodamente que el resto de los presidiarios.

Mientras tanto, en un parque, un pedófilo trata de abusar de una niña, pero es descubierto antes de que pueda consumar su aberrante acción y casi linchado in situ por padres y ciudadanos. Arrestado, es llevado a comisaría, donde Belli le dice que “Los que son como tú dan asco hasta a los delincuentes”. Efectivamente así es, el pervertido es enviado a prisión, y allí marginado por los demás internos, quienes en un momento dado, lo circundan en el patio aprovechando un descuido de los guardianes, y con un objeto cortante le amputan el miembro. Pues, en todos los países, el código de honor de delincuentes y presidiarios rechaza y condena a violadores y pederastas, siendo éstos frecuentemente apuñalados o castrados por los presos comunes, que odian a éstos degenerados. En esa misma cárcel se encontraba Santoro, que logra escapar en una ambulancia con la complicidad de ciertos funcionarios y la cobertura del boss Don Alfredo.

Mientras tanto, Belli ha descubierto que Santoro está detrás de la muerte del hijo de Don Alfredo, asesinado varios años antes. Ésto el máximo Jefe de la Camorra obviamente no lo sabe, y la única persona que está al corriente y puede ser un testigo incómodo es una antigua amante del hijo del boss y de Santoro, que huyó de Nápoles para evitar problemas. Belli dice que “A Santoro nosotros no le preocupamos en absoluto, pero sí que le tiene miedo a Don Alfredo” (si llega a enterarse de que mató a su hijo)…

Belli le tiende una trampa a Santoro atrayendo a la estación de trenes a la ex- amante/testigo como cebo, y cuando el criminal aparece para tratar de liquidarla, el comisario y los demás agentes de policía intervienen para arrestarlo. Santoro escapa y en el tiroteo una bala alcanza al pequeño Gennarino. Santoro también es herido y cae a la vía del vagón donde se parapetaba, siendo arrollado por el tren en el cual pretendía huir.

https://i0.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/GALLERYXL/NA/00690302.JPG

Comentario

Muy entretenido polizziesco similar a los de Umberto Lenzi (“Napoli Violenta”- 1976), con buenas dosis de acción, persecuciones en coche, tiroteos y peleas. Especialmente las trepidantes persecuciones recuerdan a los films que poco más o menos por la misma época rodaría en España José Antonio de la Loma, con la participación del Vaquilla, el Torete y otros jóvenes delincuentes interpretándose a sí mismos.

Henry Silva como siempre da vida a un gélido gangster “de armas tomar”; frío como un témpano y duro como el pedernal. Muy en su línea, como en “Milano Calibro 9” (1972) o “Il Boss” (1973), ambas de Fernando Di Leo; o en “Quelli che contano”(1974), de Andrea Bianchi.

FHP, 2014

Anuncios

One thought on “Napoli spara! – Mario Caiano, 1977

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s