Quién puede matar a un niño – Chicho Ibáñez Serrador, 1976

https://i2.wp.com/static.cinemagia.ro/img/db/movie/14/74/43/quien-puede-matar-a-un-nino-411163l.jpg

Quién puede matar a un niño (a.k.a. Who can kill a child?)

España, 1976

Director: Narciso Ibáñez Serrador

Género: Terror / Thriller (fantaterror)

Guión: Narciso Ibáñez Serrador (como Luis Peñafiel); inspirado en la novela “El Juego de los Niños” de Juan José Plans

Intérpretes: Lewis Fiander (Tom), Prunella Ransome (Evelyn)

Música: Waldo de los Ríos

Es una lástima que este grande de la televisión española solo dirigiera dos largometrajes, pues visto su talento incuestionable para realizar cine de terror, Chicho Ibáñez Serrador hubiera cosechado éxitos internacionales y gozaría de prestigio mundial para los amantes del género.

“Quien puede matar a un niño?” es bajo mi punto de vista bastante superior a la tambien hispana “No profanar el sueño de los muertos”, y junto a “El Pico” de Eloy de la Iglesia (de temática muy diversa), ha pasado a convertirse en mi película española favorita, entrando de lleno en la selecta lista de mis films predilectos de todos los tiempos y naciones, la misma ecléctica lista donde figuran “El Padrino”, los italo-western de Leone, “Vertigo” o la polanskiana “El Quimérico Inquilino”, por citar solo unos pocos ejemplos.

“Quien puede…” cuenta los avatares a los que se enfrenta una pareja de turistas ingleses, Tom y Evelyn, dispuestos a pasar sus vacaciones en España. Ella está en avanzado estado de gestación, el matrimonio espera su tercer hijo.

Ambos llegan a la ficticia localidad costera mediterránea Benavís, con la intención de embarcarse al día siguiente rumbo a la (tambien imaginaria) isla Almanzora, donde Tom ya estuvo en el pasado. La primera parte del film tiene un desarrollo pausado, donde solamente suceden cosas banales, pero esto sirve para incrementar la expectación del espectador, pues la tensión se masca en el ambiente. En Benavís presencian las fiestas del pueblo, van a la playa, disfrutan del espectáculo pirotécnico, etc. Cuando a la mañana próxima llegan a la isla, comienza el intenso suspense, que irá creciendo durante el resto del metraje. La lancha de los ingleses alcanza el muelle de Almanzora, y se encuentran allí con unos niños, parcos de palabras, que resultan inquietantes. Tom y Evie caminan hasta el municipio, descubriendo con estupor que está abandonado, no hay nadie en las calles ni tampoco en las casas (algo parecido a lo que sucede en “Anthropophagus” de Joe D´Amato cuando los protagonistas inspeccionan el poblado de la isla griega). Solo algunos niños, escurridizos y de risas maliciosas, pululan por el lugar.

El matrimonio llega a la conclusión, tras ver como una niña mata alegremente a bastonazos a un anciano, que los adultos de la isla han sido o están siendo asesinados por los niños, en lo que parece ser una epidemia que incita a los infantes a liquidar a sus mayores. Acorralados, intentarán escapar de la isla debatiéndose con la idea que da nombre a la película: En defensa propia, podría matarse a un niño?

Original e interesantísima cinta de suspense, basada en una novela y que podría considerarse, estilísticamente, una especie de híbrido entre “Los Pájaros” de Hitchcock y “La noche de los muertos vivientes” de George Romero, superando a ambas en mi opinión.

A propósito de la comparación con la posterior “Anthropophagus” antes mencionada, hay otra escena en la obra de D´Amato que recuerda ligeramente a algo que tambien sucede en el film que nos ocupa. No diré de que se trata pero, a modo de pista, puedo mencionar que tiene que ver con el embarazo de la protagonista. (En “Anthropophagus” tambien aparece una embarazada)

La atmósfera de la película es sobrecogedora y está muy bien lograda, lo que tiene mucho mérito, pues la acción transcurre siempre de día, en un pintoresco pueblito, bajo la cálida luz de un Sol resplandeciente, y los “monstruos” son tiernos y angelicales niños. Ser capaz de provocar temor e inquietud con estas premisas es a todas luces digno de aplauso.

Según el transfondo con el que Chicho ha impregnado al film, la actitud asesina de los infantes responde a una venganza, pues las injusticias cometidas por los adultos (quienes deciden las guerras) siempre tienen a los inocentes niños como primordiales víctimas. Eso explica el preámbulo inicial que introduce la película, con esa cortinilla de extractos de las noticias televisivas, con imagenes reales de campos de exterminio nazis, o guerras en ese momento más actuales, como la del Vietnam o Biafra.

En la novela, en cambio, la razón que se da es una especie de epidemia natural (como en el caso de los zombies romerianos).

Obra Maestra (así, con mayúsculas). Muestra inconmensurable de buen hacer cinematográfico, y máximo exponente del género fantástico en Europa.

FHP (AlucineCinéfago), 2008

Anuncios

5 thoughts on “Quién puede matar a un niño – Chicho Ibáñez Serrador, 1976

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s